Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2010 Vol.11, No.10
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Energía y confort en edificaciones
Jorge Rojas, Guadalupe Huelsz, Ramón Tovar,
Guillermo Barrios, Adriana Lira-Oliver y Antonio Castillo
CITA
PDF
Diseño:Mario Álvarez
   
Grupo de Energía en Edificaciones (GEE)
Actividades actuales del GEE
Recomendaciones del diseño bioclimático
Bibliografía
facebook
Facebook
twitter
Twitter
google
Google
 

Introducción


Antes de que se llevara a cabo la revolución industrial del siglo XVIII el hombre dependía del fuego, de los animales, del sol, del viento, del agua y de sí mismo para realizar trabajo y obtener energía. Además construía sus casas y edificios de acuerdo al clima en que habitaba (figura 1). A partir de la revolución industrial el hombre ha desarrollado máquinas que queman combustibles fósiles como carbón, gas, petróleo o sus derivados para producir trabajo (tractores, automóviles, aviones, etcétera), para calentar (estufas, hornos, calderas, etcétera) e incluso para enfriar (refrigeradores) o para producir electricidad (termoeléctricas). Desde esta época el hombre desarrolló sistemas que consumen grandes cantidades de energía para calentar, enfriar y ventilar sus casas y edificios, y dejó de construir de acuerdo al clima. La consecuencia de este derroche de combustibles fósiles es la contaminación de la atmósfera que está produciendo el calentamiento global de nuestro planeta.


Figura 1. Vivienda vernácula en Cárdenas, Chontalpa, Tabasco. Tomado del Atlas de la vivienda rural del estado de tabasco. IPN- CYTED. México 2003. Torres Zárate, Gerardo

Aproximadamente el 30% del total del consumo de energía eléctrica de nuestro país corresponde a los sectores residencial, comercial y de servicios, ésto es lo que se denomina: energía en edificaciones. Más del 90% de la energía que se consume en México, tiene su origen en la quema de combustibles que produce grandes cantidades de CO2 . Es por ello que la energía que ahorremos en nuestras casas y edificios ayudará a reducir la demanda energética y las emisiones de contaminantes a la atmósfera.

En México, y en el mundo, hay investigadores, arquitectos y constructores que están volviendo a diseñar y construir casas y edificios tomando en cuenta el clima del lugar. A este tipo de arquitectura se le conoce como arquitectura bioclimática. La idea no es regresar a construir de la misma manera que nuestros antepasados, sino utilizar los conocimientos actuales, los nuevos materiales y las nuevas herramientas de cómputo para diseñar espacios habitables confortables que no requieran sistemas de calefacción o enfriamiento que consumen grandes cantidades de energía.

En este artículo presentamos brevemente algunos de los trabajos que desarrollamos en el Centro de Investigación en Energía (CIE) de la UNAM para colaborar en el esfuerzo por ahorrar energía en las edificaciones. También presentamos algunas recomendaciones prácticas para mejorar el confort térmico dentro de nuestras casas y al final del texto, damos una lista de bibliografía que puede ayudar al lector a profundizar en el tema.

 
        subir        
 
  Editorial
 
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons