Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2010 Vol.11, No.10
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
La empresa virtual, un nuevo esquema de negocios en la red
Salvador G. Sotres Arévalo
CITA
PDF
   
Descripción de la empresa virtual
La empresa virtual en la globalización
Conclusión y bibliografía
facebook
Facebook
twitter
Twitter
google
Google
 

Introducción


La empresa virtual es una nueva forma de organización funcional, que se describe entorno a la evolución dinámica de la tecnología y de la globalización. Su estructura organizativa se apoya en el uso de Internet para ampliar sus transacciones y operaciones en el mercado del ciberespacio. En el mundo contemporáneo está proliferando y  se ha transformado en una nueva organización básica de trabajo asociado de individuos y empresas que se instalan utilizando la tecnología Internet.

Este modelo de organización contemporáneo crea una transformación en la empresa tradicional y, en particular, en las transnacionales, que en la búsqueda de una ventaja competitiva, impulsan esta forma de organización –para bajar sus costos a través de las subcontrataciones (outsourcing) y el mejoramiento de la coordinación interna–, de igual forma, aumentan la velocidad de procesamiento, la satisfacción del cliente y la seguridad efectiva de las transacciones virtuales; aseguran su presencia y operación en diferentes niveles del mercado mundial.

La empresa virtual fortalece la mundialización de la economía, puesto que beneficia al desarrollo del proceso de globalización al crear condiciones para que las empresas transnacionales tengan un desempeño superior al que presentan otras en países en desarrollo. También favorece la regionalización de tipo trilateral, considerando a los países de la triada como conductores de estos procesos (Estados Unidos, Europa y Japón).

Antecedentes de la empresa virtual

El concepto de Empresa Virtual comienza con la organización trébol propuesta por Charles Handyen su libro The age of unreason, de 1989; en él, manifiesta:

Las organizaciones solían ser consideradas como piezas gigantes de ingeniería, con partes humanas intercambiables en gran parte. Hablamos de sus estructuras y de sus sistemas, de las entradas y salidas, de los recursos de control y de su administración, como si el total fuera una gran fábrica. Hoy en día, el lenguaje no es de ingeniería, sino de política, se habla de culturas y redes, de equipos y coaliciones, de influencia o poder antes que de control.

En este sentido, notamos que Handy hablaba de la visión paradigmática de la globalización en que hoy nos encontramos; no obstante, observaba la necesidad de nuevas formas de organización empresarial.

Charles Handy (1989) define esta organización como un trébol Irlandés de tres hojas: la primera son los trabajadores centrales de la organización, conformada por profesionales calificados, técnicos y administradores, que son imprescindibles. Estos perfiles son esenciales porque representan el conocimiento organizacional que es específico para esa empresa en particular, hoy lo llamamos Inventario de Talentos. Resulta ser un recurso caro, ya que redunda en mejores pagos, desarrollo y condiciones privilegiadas; son recursos que las organizaciones han apenas descubierto para dirigir con menos gente, como resultado de la reestructuración (ver figura 1).

La segunda representa el aumento de las operaciones de contratación externa, para que todo trabajo no esencial sea realizado por una fuerza laboral que no es parte de la organización central (ver figura 1).
La tercera hoja representa la fuerza laboral flexible, es decir, empleados sobre una base temporal o por horas, conforme ocurran fluctuaciones o niveles máximos en la demanda (ver figura 1).

Figura 1.- Organización Trébol.

Lo anterior expuesto no nos relaciona en nada el aspecto tecnológico, no obstante, Handy expresa que "deben adelantarse al cambio y explorar siempre nuevas opciones y nuevas tecnologías. Deben crear una verdadera cultura de aprendizaje"

Handy, en resumen, describe una organización abierta que se fortalece mediante el uso de otras fuerzas laborales para que actividades no esenciales sean realizadas por ellas, con esto interpretamos el uso de lo que hoy conocemos como subcontratación u outsourcing. Lo anterior es una contraposición a lo que Gary Hamel y C.K. Prahalad exponen en relación las actividades fundamentales, básicas o nucleares, ya que a través de éstas se identifican plenamente las corporaciones virtuales, mediante las cuales se asocian, sin tener la figura de alianzas estratégicas mencionadas por Michael Porter. Por tanto, el contexto teórico- metodológico, requiere de esta realineación para conformar el esquema requerido sobre la empresa virtual deseada.

Posteriormente, en 1992, Davidow y Malone,en su libro The Virtual Corporation, presentan su particular visión del tema, y circunscriben el concepto a la década de los ochenta, desvirtuando y desorientando la realidad de la empresa virtual,1 ya que la exponen como una red de empresas en torno a un núcleo central.  Esto lo podemos observar cuando dicen que: "A diferencia de sus predecesoras contemporáneas, la corporación virtual va a parecer menos una empresa discreta y más un bloque continuamente variante de actividades comunes en medio de una red de relaciones";2 y en "el proceso de convertirse en una corporación virtual es, primero y antes que nada, un proceso de aprendizaje".3

El 6 de febrero de 1993, la revista The Economist publica el artículo: "La empresa global: ha muerto", considerando la Empresa Virtual como "una red temporal de empresas que se unen para explotar una oportunidad específica de mercado apoyada en las capacidades tecnológicas que componen la red".4

El 8 de febrero, la revista Fortune denomina esta idea como Corporación Modular, mientras que la revista Business Week la llama Corporación Virtual; con estos antecedentes se abren nuevas posibilidades para estudiar el tema de la empresa virtual.

De acuerdo a la definición de la revista The Economist, los conceptos básicos que determinan una empresa virtual son:

  • Se trata de una empresa, compuesta por varias en colaboración, aceptando, en principio, cualquier fórmula instrumental, alianzas estratégicas, subcontratación, outsourcing, etc.

  • Cada una de ellas aporta lo que sabe hacer mejor que ninguna otra, a lo que Hamel y Prahalad han denominado Core Business  -actividades fundamentales o nucleares-  en su libro Compitiendo por el futuro, en 1994.

  • En el libro de Félix Cuesta  La Empresa Virtual.La Estructura Cosmos, publicado en 1998, presenta una variante sobre la definición propuesta, aceptando el concepto de red, pero en torno a un núcleo central, lo que permite resolver uno de los principales problemas de la llamada empresa virtual de la época, la reducción de los costos de coordinación, fuera de toda visión tecnológica contemporánea.

Previamente revisados estos conceptos, podemos observar que no atienden a los tiempos tecnológicos modernos, razón tal,  hemos propuesto la siguiente definición de empresa virtual:
La empresa virtual es una organización de trabajo asociado que utiliza la red de Internet como una base de comunicación entre los socios que conforman esta empresa. Entendiendo que la estructura organizativa está definida en funciones y procesos, se apoyan en Internet para ampliar sus transacciones y operaciones en el mercado del ciberespacio. También representa una mejor coordinación y relaciones con el recurso humano que la integra, facilita el control de activos y pasivos de la empresa, desarrolla una mayor interacción con otras empresas que están en la red e incursiona en mercados internacionales a menores costos, mayor calidad y eficiencia (Luis Inostroza y S. Sotres, 2005).

La empresa virtual es un sistema de software que opera sobre la red Internet, donde es posible tomar decisiones mediante algoritmos previamente diseñados para el fin, y que con esta asociación tecnológica, se ve intrínseco el concepto de una empresa, lo cual modifica los paradigmas de organización, trabajo, producción, comercialización y marco jurídico. (Salvador G. Sotres Arévalo, 2002)

1 Félix Cuesta, “La realidad de la empresa virtual”, [en línea]. http://tecnologia.monster.es/articulos/virtual/ [Consulta: el 1 de septiembre 2008] Davidow, William y

2 Malcom Malone. "The virtual corporation", N.Y.: Harper Business, 1992., Pág. 7.

3 Idem. Pág. 194.

4 Félix Cuesta, “La realidad de la empresa virtual”, [en línea]. http://tecnologia.monster.es/articulos/virtual/ [Consulta: el 1 de septiembre 2008]
 

 
        subir        
 
  Editorial
 
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons