Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de diciembre de 2010 Vol.11, No.12
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Sobre la difusión digital: iconicidad, alcance social y gratuidad
Verónica Vivanco Cervero
CITA
PDF
   
Sociedad y acercamiento...
Información digital gratuita...
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción

La revolución digital: textualidad e iconicidad

Como sostienen Bloch y Hesse (1995), la revolución actual en la difusión de conocimiento es comparable a la llegada de la imprenta. Internet y las publicaciones en formato digital han iniciado una segunda revolución en la popularización del acceso al conocimiento y difusión de la información. La diferencia estriba en la aceleración en la cantidad de conocimiento disponible y en el acercamiento a la publicación de sectores que hasta el momento no se habían planteado o no tenían al alcance la difusión de sus ideas. Es decir, antiguamente sólo un reducido grupo de académicos publicaba sus ideas, mientras que, en la actualidad, cualquiera que disponga de un ordenador posee la capacidad de difundirlas. La popularización de la publicación que ha traído el mundo digital ha supuesto una democratización en la difusión de conocimiento en lo relativo al coste del producto y al alcance de la información.

Otra diferencia es que la representación icónica ha salido favorecida, puesto que las publicaciones digitales se plagan de imágenes llamativas que invitan a leer textos que resultan, por lo menos a primera vista, mucho más atractivos en su presentación. La invasión de imágenes que rodea a las publicaciones digitales (Bolter y Grusin, 2000), sin embargo, no tiene en ocasiones otro motivo que el adecuar un texto a un formato visual y agradable en cuanto a su plasticidad pero a veces vacío de contenido.

Eco (1998) sostiene que la aparición de las nuevas tecnologías ha supuesto un aumento de la iconicidad pero un detrimento de la calidad de la información. Se entiende, por lo tanto, que un contenido visual bien presentado puede suplir a la enjundia escrita, porque la simple presentación de imágenes bien elegidas resulta llamativa. Desde este punto de vista parece obvio que la edición clásica se basa en un contenido riguroso en lo escrito, porque suele ser, en realidad, la única carga de información que posee. En contraste, la edición digital se mueve entre dos tipos de representación: la icónica y la escrita, que deberían moverse en equilibrio. Parece, sin embargo, que la carga de imágenes resta importancia al entorno escrito, lo que no debería ser así. Evidentemente resulta mucho más atractiva la transmisión de información desde un eje doble, porque los iconos ayudan a desarrollar ideas con un solo golpe de vista. Se trata de representaciones duales que parecen descargar en lo visual gran parte del contenido de su mensaje, con todo lo que ello conlleva de ventaja y desventaja. Y precisamente lo que se debe aprovechar es la potencialidad de este doble sistema de trasmisión de información y conocimiento para acercar las publicaciones a sectores concretos de la sociedad. Pensemos para ello en los niños y en los jóvenes y en cómo se les puede presentar la adquisición de conocimiento desde una perspectiva mucho más relajante y atractiva, cuajada de imágenes que ayudan a clarificar ideas. Estas imágenes, asimismo, deben moverse en equilibrio con el contenido del mensaje escrito y esquematizarlo o simplificarlo al ritmo que sigue éste: es decir, el texto debe ser la guía que se complemente con la carga de imágenes y no al revés. El aprovechar estas ventajas de las publicaciones digitales es la gran baza a jugar por parte de los editores y los autores para acercar a la sociedad en general a este tipo de publicaciones, porque, como indican Seely Brown y Duguid ( 2000), la indagación es la clave para el uso óptimo de la tecnología.



 
        subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons