Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de abril de 2010 Vol.11, No.4
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
La influenza en medicina veterinaria
José Iván Sánchez Betancourt y Francisco José Trigo Tavera
CITA
PDF
Imagen tomada de:
http:// www. wikipedia.com
   
Diagnóstico imprescindible
Transmisión interespecies
Cómo detectar la influenza en los animales
Control de la enfermedad
Conclusión
Bibliografía

Introducción


La presentación de las pandemias por los virus de influenza tipo A son un riesgo latente a nivel mundial y generan una gran preocupación en la población y  las autoridades de salud, debido a que se desconoce el impacto que puedan causar y su agresividad, ya que la enfermedad se puede presentar a través de uno de los 144 subtipos virales de influenza tipo A. Además es importante considerar que cada especie puede ser afectada por uno o varios subtipos virales, pero también un mismo subtipo viral, con algunas diferencias en sus genes, puede ser capaz de infectar a otra especie.

Lo anterior es trascendente, debido a que la influenza es una enfermedad altamente contagiosa, de rápida diseminación en poblaciones susceptibles, es decir, que nunca han tenido contacto con ese subtipo viral de influenza, así como en aquellas en las que hay sobrepoblación, tanto en humanos como en animales.
Recientemente, una cepa de influenza equina infectó a perros. Esta cepa de influenza equina se ha visto únicamente en unos cuantos estados de los Estados Unidos y casi exclusivamente se ha asociado con las pistas de carreras de perros y los refugios de animales, donde se congrega un gran número de animales que mantienen un contacto cercano.

Antecedentes en la medicina veterinaria

La Influenza es una enfermedad infecciosa aguda, causada por algunos influenzavirus del grupo A de la familia Orthomyxoviridae, que se manifiesta principalmente en animales de granja como cerdos, gallinas y pavos. También se puede presentar en otras aves domésticas de corral y, raramente, en aves silvestres en cautiverio o en libertad. Los caballos y otros mamíferos también pueden presentar signos de la enfermedad. Ésta puede manifestarse clínicamente de dos maneras:
1) Un cuadro respiratorio caracterizado por estornudo, secreción nasal y ocular, causado por cepas de baja patogenicidad.
2) Un malestar general en el que se observa depresión, fiebre, dificultad respiratoria, líquido en la piel y muerte, causado por cepas de alta patogenicidad.

La presentación diferente de la enfermedad en ambos cuadros clínicos, se debe a las características de dos proteínas localizadas en la superficie del virus: la hemoaglutinina, que se abrevia con la letra H, responsable de infectar a la célula, y la neuroaminidasa, representada con la letra N, responsable de la salida del virus a partir de una célula infectada.

Los influenzavirus del grupo A  pueden tener distinta H y N, pero en conjunto determinan un subtipo de virus y su especificidad para infectar exitosamente a una especie animal. En el mundo se ha reportado la existencia de 16 tipos de H y 9 de N, lo que en teoría significa la existencia de 144 subtipos diferentes, pero en la práctica sólo se han encontrado poco más de 100 subtipos en el mundo. La mayoría de estos diferentes subtipos de virus causan un cuadro subclínico o clínico respiratorio de leve a moderado. La excepción dentro de estos virus está dada en aquellos que tienen una H5, H7 y H9, que pueden presentar cuadros clínicos de baja y alta patogenicidad.

 
  subir        
 
  Editorial
 
 

 
D.R. © Dirección General de Servicios de Cómputo Académico-UNAM / Ciudad Universitaria, México D.F.
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos aquí presentados, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica