Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de abril de 2010 Vol.11, No.4
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Centinelas de la influenza pandémica en México: perspectivas de la vigilancia epidemiológica y el control
Alethse de la Torre, Hugo López-Gatell, Celia M. Alpuche, Alejandro E. Macías
CITA
PDF
Imagen tomada de:
http:// www. wikipedia.com
   
Reglamento Sanitario Internacional
Vigilancia de influenza
Evolución de la vigilancia virológica...
La comisión de influenza
Conclusiones
Bibliografía

Introducción


La influenza A es una enfermedad viral aguda que puede diseminarse rápidamente por vía aérea y contacto físico. Los virus de la influenza A se caracterizan por dos proteínas en su superficie: la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N). La combinación de los varios tipos de estas dos proteínas distingue a los virus.1,2 Hasta el momento se conocen 16 subtipos H y 9 subtipos N, lo que resulta en 144 posibles tipos de virus.

Los virus también pueden cambiar bruscamente, por mutación o combinación y formar nuevas variantes capaces de infectar y propagarse rápidamente a nivel mundial. Cuando una epidemia adquiere estas dimensiones se conoce como pandemia.2,3 Durante el siglo XX se identificaron tres pandemias de influenza: En 1918, al final de la primera guerra mundial ocurrió la pandemia denominada como influenza española, causada por un virus de influenza A (H1N1), que se asoció con alrededor de 50 millones muertes.4,5 Las pandemias de 1957 (H2N2) y de 1968 (H3N2), fueron menos letales, pero causaron más de un millón de muertes cada una.6

Los precedentes históricos indicaban que una nueva pandemia era inevitable. A partir de 1997, se habían documentado varios incidentes de transmisión de influenza aviar (H5N1), de las aves a los humanos que resultaron en infección efectiva y altamente letal. Para iniciar una pandemia sólo faltaba que el virus pudiera sostener una transmisión eficiente en la especie humana. Durante 2005 se habían observado cambios en la epidemiología de la enfermedad en los animales y se seguían registrando casos humanos, el virus se había extendido a varios países con el consiguiente aumento del tamaño de la población en riesgo. Así, cada caso humano nuevo confiere al virus nuevas oportunidades para mutar y transformarse en una cepa pandémica.7

El virus de influenza aviar tenía al mundo en alerta. En agosto de 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a la comunidad mundial una serie de estrategias para prepararse y responder ante la amenaza de una pandemia de influenza aviar. Los objetivos de estas recomendaciones incluían reducir las oportunidades de generación de un virus pandémico, desarrollar un sistema de alerta temprana, retrasar el inicio de propagación internacional del virus y acelerar el desarrollo de vacunas.8

Considerando, entre otros elementos, los patrones migratorios de las aves y la densidad poblacional, diversos modelos predijeron el inicio de la siguiente pandemia en el sureste asiático. Sin embargo, a finales de marzo de 2009, en México se observó un aumento inusual de infección respiratoria aguda grave (IRAG) que se intensificó en las primeras semanas de abril. El 18 de abril de 2009, el Centro Nacional de Enlace de Estados Unidos notificó la confirmación por laboratorio de casos humanos de influenza porcina A /H1N1 en dos niños en el estado de California.9 Así, contra todas las expectativas internacionales el jueves 23 de abril de 2009, el Secretario de Salud de México comunicó al país y al mundo una noticia preocupante: se confirmaba que los casos graves de influenza notificados entre marzo y abril eran mayoritariamente causados por un nuevo virus de influenza detectado en California, Estados Unidos, una semana antes. Este nuevo virus mostraba desde el inicio su potencial pandémico, en México del 17 al 26 de abril se reportaron 1,840 casos sospechosos de influenza, incluyendo casos de neumonías graves en personas jóvenes previamente sanas.

Los casos a nivel internacional no tardaron en presentarse, para el 5 de Mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó 1,124 casos en 21 países. La evidencia internacional indicaba que el virus era contagioso y se propagaba fácilmente entre las personas y de un país a otro.

La vigilancia internacional notificó para el mes de Junio casi 30,000 casos confirmados en 74 países, de tal manera que se cumplían con todas las condiciones para declarar una pandemia de influenza; es decir, se trataba de un virus nuevo que producía enfermedad en humanos, capaz de transmitirse eficiente y sostenidamente de persona a persona. El mundo presenciaba el inicio de la primera pandemia del siglo XXI y el día 11 de Junio de 2009, la Directora general de la OMS, en conferencia de prensa, elevó el nivel de alerta declarándose oficialmente la pandemia.10

1 Igarashi M, Ito K, Yoshida R, Tomabechi D, Kida H, Takada A."Predicting the antigenic structure of the pandemic (H1N1) 2009 influenza virus hemagglutinin". PLoS One. 2010 1;5(1):e8553.

2 Scott A. Harper, John S. Bradley, Janet A. Englund, Thomas M. File, Stefan Gravenstein, Frederick G. Hayden, Allison J. McGeer, Kathleen M. Neuzil, Andrew T. Pavia, Michael L. Tapper Timothy M. Uyeki, Richard K. Zimmerman. "Seasonal Influenza in Adults and Children— Diagnosis, Treatment, Chemoprophylaxis, and Institutional Outbreak Management: Clinical Practice Guidelines of the Infectious Diseases Society of America". Clinical Infectious Diseases 2009; 48:1003–32

3 John G. Bartlett, Luciana Borio. "The Current Status of Planning for Pandemic Influenza and Implications for Health Care Planning in the United States". Clinical Infectious Diseases 2008; 46:919–25

4 Soper GA: "The lessons of the pandemic". Science 1919, 49:501–506.

5 Jeffery K. Taubenberger; Hillery A. Harvey, Matthew J. Memoli, "The 1918 influenza pandemic: Lessons for 2009 and the future". Crit Care Med 2010, 38: S1-11

6 Jackson C, Vynnycky E, Mangtani P: "Estimates of the transmissibility of the 1968 (Hong Kong) influenza pandemic: evidence of increased transmissibility between successive waves". Am J Epidemiol 2010, 171:465–478.

7 The Writing Committee of the World Health Organization (WHO) Consultation on Human Influenza A/H5. Avian influenza A (H5N1) infection in human. N Engl J Med 2005; 353:1374-85 [Erratum, N Engl J Med 2006; 354:884.]

8 World Health Organization (WHO), Interim Protocol: Rapid operations to contain the initial emergence o pandemic influenza. Update October 2007. http:www.who.int/csr/disease/avian_influenza/guidelines/RapidContProtOct15.pdf

9 Centers for Disease Control and Prevention. Swine influenza A (H1N1) infection in two children-Southern California, March-April 2009. MMWR 2009, 24;58 (15):400-2

10 Chan M. Statement by World Health Organization Director-General, Dr Margaret Chan. 11 June 2009.
http://www.who.int/mediacentre/influenzaAH1N1_presstranscript_20090611.pdf

 
  subir        
 
  Editorial
 
 

 
D.R. © Dirección General de Servicios de Cómputo Académico-UNAM / Ciudad Universitaria, México D.F.
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos aquí presentados, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica