Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de junio de 2010 Vol.11, No.6
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Fines y modalidades de la evaluación docente en el nivel superior en México
José María Arce Orozco
CITA
PDF
   
Fines de la evaluación del...
La opinión de los alumnos...   
Otras modalidades a considerar en...
Conclusiones
Bibliografía
facebook
Facebook
twitter
Twitter
google
Google
 

Introducción


Al interior de una institución educativa el profesor es un actor fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje. De él se espera una actualización permanente en su campo de conocimiento y sus capacidades pedagógicas; un compromiso inalterable con sus alumnos y la institución que lo arropa, y una gran capacidad para transmitir actitudes positivas hacia quienes depositan en él la confianza de su formación profesional. En este sentido, la actividad de enseñar es una de las tareas más importantes que se realizan en la sociedad.
En la última década del siglo XX, el Sistema Educativo Mexicano ingresó a una nueva etapa de su desarrollo, con la aplicación de nuevas políticas educativas que detonaron un amplio proceso de reformas en la educación básica, las cuales fueron asimiladas en la educación en general, para incidir directamente en la formación de los docentes. Es así como las políticas educativas en México han dado pie a nuevas directrices para mejorar la calidad de la educación, lograr la excelencia académica y, por ende, alcanzar la eficiencia y la eficacia del propio sistema educativo.

En este contexto la evaluación del desempeño docente reviste una gran importancia en las instituciones educativas. Tradicionalmente ha sido empleada para calificar al profesor en forma global, es decir, con la visión de si es “bueno” o “malo”, considerando sólo la opinión de los alumnos y careciendo generalmente de la retroalimentación con los demás profesores.

La evaluación docente debería considerar, además, la inclusión de la evaluación por parte de pares académicos, del jefe inmediato y de los directivos de la institución educativa (figura 1). Por lo tanto, es necesaria e imprescindible una propuesta integral de evaluación del desempeño docente, práctica y sencilla, en la que, como artífice del proceso de enseñanza-aprendizaje, el profesor sea considerado un elemento fundamental. Autores como García Jiménez,  Gil Flores y Rodríguez Gómez (2000), Mateo, Escudero, De Miguel, Mora y Rodríguez Espinar  (1996), Muñoz Cantero,  Ríos de Deus y Abalde (2002), Nieto Gil (1996), Tejedor y García Valcárcel (1996) y Valdés (2000), han realizado estudios sobre el análisis de los fines, los factores y los modelos de evaluación del desempeño docente.

Figura 1. Propuesta de evaluación del desempeño docente

 
        subir        
 
  Editorial
 
 

D.R. © Dirección General de Servicios de Cómputo Académico-UNAM / Ciudad Universitaria, México D.F.
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos aquí presentados, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica