Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de agosto de 2010 Vol.11, No.8
  Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
La sexualidad en las plantas
Cecilia L. Jiménez Sierra y Loraine Matias Palafox

CITA
PDF
Imagen tomada de Wikicommons
   
Propagación sexual
Repoducción sexual    
Visitantes florales: jugando...
Conclusiones
Bibliografía
facebook
Facebook
twitter
Twitter
google
Google
 

Introducción


La persistencia de las especies en el tiempo se logra por un fino ajuste de los organismos a su ambiente abiótico (condiciones y recursos) y biótico (organismos de la misma especie y de otras especies), con lo que consiguen no sólo sobrevivir, sino también perpetuar sus genes, tanto a través de la propagación asexual como de la  reproducción sexual.

La reproducción asexual se logra cuando se generan nuevos individuos sin la formación de gametos y esto se consigue con la formación de diversas estructuras conocidas como estolones, tubérculos, esquejes  o estacas, las cuales cuando se separan del progenitor originan otros individuos.

La reproducción sexual, por otra parte, requiere la formación de gametos, en los cuales a través de la meiosis se disminuye a la mitad la cantidad de información genética de los individuos progenitores (2N) y de esta manera se forman gametos (N) con un número haploide de cromosomas. Una vez que ocurre la fecundación (unión del gameto masculino y femenino), se forma el cigoto en el cual se restablece el número cromosómico original y se produce un individuo diferente genéticamente a sus progenitores.  Este proceso es costoso a nivel del individuo, porque implica que sólo la mitad de su información genética pasará a cada uno de sus descendientes y es riesgosa porque es necesario garantizar que el esfuerzo reproductivo invertido en la formación de gametos sea exitoso, favoreciendo no sólo el encuentro de los cigotos, sino también seleccionando el gameto más adecuado con el cual se compartirá la información genética del  descendiente.

En las plantas sin capacidad de movilidad, este objetivo parece casi imposible, pero un vistazo al fabuloso mundo de las plantas, sus flores y a la conducta de los visitantes florales, puede ayudarnos a entender cómo los vegetales con flores se las arreglan para lograr no sólo éxito a través de la reproducción sexual, sino seleccionar la cruza más adecuada.

 
        subir        
 
  Editorial
 
 

 
D.R. © Dirección General de Servicios de Cómputo Académico-UNAM / Ciudad Universitaria, México D.F.
Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos aquí presentados, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica