Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de enero de 2011 Vol.12, No.1
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Nuestro cambiante mundo y la pérdida de diversidad biológica
Cecilia Leonor Jiménez Sierra
CITA
PDF
   
¿Cuál es el panorama general...
¿La extinción de una especie es...
Conclusiones
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


¿Qué tan diverso es nuestro planeta?


Debiéramos partir de una estimación del número total de especies que existen en nuestro planeta. Sin embargo, a pesar de que durante siglos muchos especialistas se han dedicado a tratar de completar el inventario biológico y a dar nombres a las diversas especies que nos rodean, resulta triste darnos cuenta de que estamos muy lejos de conocer con exactitud este dato. Las estimaciones actuales del número de especies presentes en nuestro planeta, oscilan entre 5 y 80 millones (PNUMA, 1995). Podemos decir que casi se ha completado el inventario de los organismos de mayor tamaño, como el de los vertebrados y, particularmente, de los mamíferos, cuyo registro llega a 4,327 especies. Sin embargo, la lista está lejos de completarse, pues aun para el caso de los primates (monos) el inventario es incompleto. Como muestra, podemos recordar que en septiembre de 2010 se anunció el  descubrimiento de una nueva especie de gibón de mejillas amarillas, que habita en la copa de los árboles de las selvas montañosas del triángulo formado por Laos, Vietnam y Camboya. Este primate fue bautizado con el nombre científico de Nomascus annamensis (Centro Alemán de Primates en Gotinga (DPZ; 21/SEP/2010)).


Imagen 1. Nueva especie de gibón de mejillas amarillas Nomascus annamensis(Foto: Archivo El Universal: http://www.eluniversal.com.mx/articulos/60757.html; martes 21 de septiembre 2010; consultado 1/12/2010).


Ni qué decir del listado de animales menos conspicuos pero más diversos, como lo son los grupos de las aves (en los que se enlistan 9,672 especies), reptiles, anfibios, peces y otros conformados por organismos de menor tamaño, como el de los invertebrados. Dentro de este último grupo los insectos son especialmente diversos, pues tan sólo en las selvas  tropicales Erwin (1982, 1983) ha estimado la posible existencia de cerca de 30 millones de especies de artrópodos tropicales, de las cuales sólo se conoce una pequeña fracción.

En lo que se refiere a la diversidad de plantas, se cuenta con un listado de 240,000 especies vasculares (excluyendo helechos y briofitas) (Cardona, 2007). La tarea de conocer y describir las especies existentes es todavía inmensa, y muchas especies están desapareciendo aun antes de que puedan ser registradas adecuadamente, debido a la transformación de sus hábitats naturales.
 
Elaborar el inventario de las especies que conforman el mundo microscópico (protozoarios, hongos y bacterias, entre otros), parece ser una tarea interminable. Baste con señalar que actualmente se ha conformado un dominio separado: Archaea, que reúne al conjunto de organismos más simples, con formas ancestrales precursoras de otras formas de vida. Dentro de este grupo se encuentran las arqueobacterias metanogénicas, en cuyo metabolismo particular emplean el H2 como fuente de energía y  el CO2 como fuente de carbono para su crecimiento, liberando gas metano al ambiente, uno de los subproductos que producen el efecto invernadero en la atmósfera. Estos organismos viven en el tracto intestinal de los animales rumiantes (vacas) y también son empleados en los líquidos cloacales de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Las arqueobacterias halófilas viven en regiones con una muy alta concentración de sales (NaCl), mientras que las hipertermófilas viven a muy altas temperaturas.



Imagen 2. Arqueobacteria Methanococcus jannischii
Aislada de una muestra tomada de una chimenea marina en el Pacífico  (fumarola blanca) a 2.600 metros de profundidad. Puede crecer en un medio de cultivo mineral que contenga sólo H2 y CO2 como fuente carbonada y en un rango de temperatura entre 50º y 86ºC. Estas células son cocos irregulares móviles, gracias  a la presencia de dos haces de flagelos polares.
(Fuente: http://www.biologia.edu.ar/bacterias/arqueobacterias.htm#grupo; consultado 01/12/2010).

La tarea titánica de conocer la biodiversidad existente en nuestro mundo, es una carrera contra el tiempo, debido al acelerado ritmo al que se están perdiendo los hábitats naturales y las especies que en ellos viven. Como muestra de esto, podríamos hacer notar que ante el júbilo por haber descubierto la nueva especie de primate Nomascus annamensis, antes mencionada, se corre el velo de la tristeza por su posible pérdida, ya que al parecer sólo queda un centenar de individuos, los cuales están expuestos a la caza furtiva.

 
        subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons