Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2011 Vol.12, No.10
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Marie Curie: la dama del radio
Laura Vargas Parada
CITA
PDF
   
Rayos X y rayos Becquerel
100 miligramos de radio y un...
Ser mujer
El Instituto del Radio
Un viaje trasatlántico y el...
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


Pocos nombres han logrado permear al imaginario colectivo desde los ámbitos de la ciencia. De entre ellos, Marie Curie es quizás la científica más conocida y celebrada de la historia.

Marie Curie en 1934
Smithsonian Institution Archives
http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/physics/laureates/1903/marie-curie-photo.html

Se le reconoce principalmente por haber descubierto el radio y el polonio, pero su mayor aportación fue darse cuenta que la radioactividad es una propiedad fundamental de los átomos de la materia, y no el resultado de un proceso químico: “A los elementos que emiten radiación [similar a la que emite el uranio] los he denominado radioactivos, y a la nueva propiedad de la materia revelada en esas emisiones, radioactividad”1 explicó Curie el 11 de diciembre de 1911 durante la conferencia que impartió como parte de los eventos organizados para la entrega de los Premio Nobel. De esta forma, Marie Curie estableció de forma clara y sin lugar a duda, cuál había sido su contribución al mundo de la ciencia.

La noche anterior, Marie Curie había recibido el Premio Nobel de Química convirtiéndose así en la primera científica —y la única mujer hasta ahora— en ganar el premio Nobel por segunda ocasión. En 1903, había compartido el Premio Nobel de Física con su esposo Pierre Curie y con Henri Becquerel.

En los ocho años transcurridos desde entonces, Marie Curie enfrentó la discriminación por su condición de mujer, la pérdida de su amado marido y el escándalo personal. Sin embargo, con el aplomo y orgullo de quien sabe que el mérito es suyo gracias al trabajo incansable y la determinación personal, Curie subió al estrado para recibir su segundo Premio Nobel, decidida en esta ocasión, a dar a conocer personalmente su trabajo entre los asistentes al evento organizado por la Academia Sueca de Ciencias. En 1903, no tuvo esa oportunidad.

Coincidiendo con el centenario de la concesión del Premio Nobel de Química a Marie Curie, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró al 2011 como el Año Internacional de la Química. De esta forma se busca reconocer “las contribuciones de las mujeres a la ciencia”.2 En el 2011 también se celebra el Año Internacional de las Mujeres Científicas. En ambos casos, Marie Slodovska Curie es una fuente de inspiración para muchos por su tenacidad y devoción por el trabajo, aún en las condiciones más adversas. Simboliza también las enormes dificultades que aún deben vencer las mujeres que buscan destacar en un campo tradicionalmente dominado por los hombres. Curie lo logró de manera sobresaliente, pero no sin pagar un alto precio personal por su tenacidad.

Una entre 10 millones

El 27 de noviembre de 1895, Alfred Nobel firmó su testamento donando la mayor parte de su fortuna para el establecimiento de una serie de premios destinados a reconocer a los hombres y las mujeres de cualquier parte del mundo por sus excepcionales logros en física, química, fisiología o medicina, literatura y por trabajos a favor de la paz. Nobel mismo, humanista, científico e inventor, era un ejemplo del positivismo de la época. La primera ceremonia para otorgar los Premios Nobel se llevó a cabo el 10 de diciembre de 1901, cinco años después de la muerte de Nobel.

En 1968, se incluyeron las ciencias económicas a la lista de campos del conocimiento premiados por la fundación Nobel, a partir de un donativo del SverigesRiksbank (banco central sueco). Según cálculos del Premio Nobel de Química Ei-ichiNegishi, “sólo una en 10 millones de personas logra ganar el premio Nobel alguna vez en su vida”.3

Desde que se otorgó el Premio Nobel por primera vez en 1901, y hasta 2010, sólo 39 mujeres han recibido tan alta distinción. En contraste, poco menos de ochocientos hombres han aceptado el mismo galardón. Y si consideramos únicamente los campos de la medicina o fisiología, física y química, tan sólo 15 mujeres han ganado el premio de un total de 541 laureados. Cuatro científicos han obtenido el galardón en dos ocasiones. Finalmente, el galardón ha sido compartido por los miembros de algunas familias, de las cuales, la familia Curie sobresale. Primero, Marie y Pierre Curie compartieron el galardón siendo esposos. En 1935, su hija, Irene Joliot-Curie compartió con su propio esposo, Fréderic Joliot, el premio Nobel de Química. Y en la historia de los premios Nobel, Marie es la única madre ganadora de un Nobel, cuya hija también recibió el premio, aunque lamentablemente, los esposos Curie no vivieron para verlo.

1. Marie Curie - Nobel Lecture. Nobelprize.org. consultado: 19/09/2011.
2. Celebrando el Año Internacional de la Química. http://www.un.org/es/events/chemistry2011/ consultado: 19/09/2011.
3. Mesa Redonda Being a responsible scientist. 61 Reunión Anual de Premios Nobel en Lindau, Alemania, 30 junio 2011

 
  subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons