Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2011 Vol.12, No.10
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Las nebulosas planetarias, una etapa espectacular en la evolución de las estrellas
Silvia Torres Peimbert
CITA
PDF
   
Nebulosas planetarias
Las estrellas enriquecen...
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


La materia entre las estrellas

El espacio entre las estrellas no está vacío. Existen en él gas y pequeñísimas partículas sólidas. A esto se le llama materia interestelar. Aunque las densidades a las que se encuentran son bajísimas, los volúmenes del espacio son tan grandes que la cantidad de materia que hay en éste no es despreciable. Hay sitios en donde la materia está más densa y forma nubes que ocupan parte del espacio, mientras que en otros se encuentra más diluida, ocupando todo el espacio.

Son muchas las condiciones en las que se encuentra la materia interestelar, pues en algunas direcciones se encuentra en forma de nubes brillantes; en otras en forma de nubes densas y oscuras, en las que el gas se encuentra en estado molecular y a partir de las cuales se están formando estrellas; en otras más se encuentra muy diluida a altísimas temperaturas, etcétera. Dependiendo de su estado, son distintas las observaciones que se pueden hacer para entender las condiciones en las que se encuentra. Es decir, a distintas longitudes de onda, se pueden apreciar diferentes fases del gas; diversos estados de ionizacion, y distintas condiciones de densidad y temperatura. Este gas puede estar a distintas temperaturas y densidades, y se manifiesta de diferentes formas. En las nubes más frías se encuentra en forma de moléculas, de H2, CO, etcétera, y emite radiación de microondas; en las nubes donde el hidrógeno es neutro, emite ondas de radio, y en las nubes donde el hidrógeno está caliente, se observa en luz visible. En algunos sitios que se encuentran a altísimas temperaturas, se puede observar el gas en rayos X.

Acompañando al gas está el polvo, que son partículas sólidas muy pequeñas que están presentes en el espacio interestelar. El polvo se descubrió porque hay zonas en el cielo que parecen estar desprovistas de estrellas. Ahí se ve el cielo muy oscuro, en contraste con el brillo en zonas cercanas. En estas zonas, la deficiencia aparente de estrellas se debe a que hay nubes densas de gas y polvo delante de ellas, en las que éste impide ver las estrellas más alejadas, ya que absorbe su luz.

Podemos decir que la material que hay entre las estrellas es principalmente hidrógeno y helio, y con pequeñas cantidades de todos los demás elementos químicos. Por su parte, el polvo interestelar está constituido por elementos como carbono, silicio, magnesio y oxígeno, que no son muy abundantes en el espacio interestelar. Además están recubiertos de hielos de amoniaco, metano y agua.

El estudio del gas y el polvo permite determinar la estructura de la Galaxia y los movimientos de éste en las distintas partes de los brazos espirales. También se puede determinar la densidad, la temperatura y la composición química del gas en las distintas regiones, así como la interacción entre éste y las estrellas. En las nubes densas, su estudio nos ayuda a entender los procesos de formación de nuevas estrellas.

Además de estudiar el estado de las diferentes regiones de gas, los astrónomos intentamos entender los procesos que dieron lugar a ellas y cuál es el estado que sigue a ellas. Es decir, si se trata de una nube de gas caliente, requerimos entender a qué se debe que esté caliente el gas, cómo se formó y cuáles son los procesos de destrucción a los que está sujeta.


 
  subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons