Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de febrero de 2011 Vol.12, No.2
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Diagnóstico resumido de los problemas de abastecimiento de agua y de inundaciones en el Valle de México
Ramón Domínguez Mora
CITA
PDF
   
Principales efectos por la elevada...
Problemática actual
Obras inmediatas para mejorar...
Problemas locales
Estudios recomendados
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


El Valle de México tiene una extensión de 9600 km2 y se ubica a 2240 msnm. Originalmente era una cuenca cerrada, la cual fue artificialmente abierta a finales del siglo XVII para evitar inundaciones. En el Valle se asienta la zona urbana más grande del país, con 19 millones de habitantes, que concentra gran parte de la actividad industrial, comercial y política del país. Estos factores influyen en la problemática del agua, con una creciente dificultad para satisfacer la demanda, así como un sistema de gran complejidad para desalojar las aguas negras y las pluviales. Ambos aspectos llevan a vivir en una ciudad con problemas severos, ocasionados por la sobreexplotación del acuífero, el hundimiento del terreno y la falta de agua en cantidad y calidad apropiadas.

Diagnóstico de Agua Potable

En el Valle de México se utilizan alrededor de 77.0 m3/s de agua de primer uso, de los cuales el 71% se extrae del subsuelo; 21% proviene del sistema Cutzamala; 6% del Lerma, y el 2% de manantiales y escurrimientos superficiales propios del Valle. De esta cantidad, aproximadamente 13 m3/s se usan directamente en el riego. Los 64.0 m3/s restantes se distribuyen a través de la red y equivalen a proporcionar 290 L/hab/d a 19 millones de habitantes.

Del total de agua de primer uso, suministrada a través de la red para uso publico urbano, al restar las pérdidas por fugas (24.6 m3/s) y el consumo en comercios, industrias y servicios municipales (9 m3/s), resulta una dotación de 138 L/hab/d, que comparada con lo recomendado por la Organización Panamericana de la Salud, que va de 150 a 170 L/hab/d, parece razonable. Como sólo poco más del 5% de la población emplea consumos más altos que los recomendados por la OPS, se sugiere que las campañas para inducir el ahorro del agua tendrían que dirigirse a este sector específico de la población.


 
  subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons