Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de febrero de 2011 Vol.12, No.2
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 

Los habitantes de las ciudades dependen de una diversidad de servicios para vivir en ellas: alimentos, transporte, energía, telecomunicaciones y municipales, entre muchos otros. Las poblaciones rurales también requieren de la generación y el uso de estos servicios y además muchas veces sufren la “exportación” de los recursos explotados en sus propias regiones.

Lo que es una realidad es que proporcionar los servicios para la sobrevivencia se ha convertido en un reto no sólo para las entidades públicas y privadas, sino también para los mismos usuarios, debido al crecimiento poblacional y el agotamiento de las fuentes de abastecimiento. Ante esto, hoy más que nunca es común hacer referencia a la conservación del medio ambiente; el ahorro y reúso de los recursos; la cultura del buen uso; la reducción del efecto invernadero; el desarrollo de tecnología limpia, y la generación de energías renovables, entre muchas otras alternativas más.

Los servicios de que se vale una ciudad son esenciales, pero el de abastecimiento de agua potable, del que hablaremos en este número, es vital. La Ciudad de México es un ejemplo muy ilustrativo del agotamiento del acuífero, debido a su sobreexplotación a través de pozos. Sin embargo, el consumo está garantizado actualmente gracias a la labor de los ingenieros hidráulicos. Por una parte cubren el abastecimiento con fuentes externas y, por otra, desarrollan tecnologías para el reúso y la recarga al acuífero. Una aportación también fundamental de la ingeniería hidráulica, es el diseño y la construcción de grandes obras para el control del agua, a través de las cuales ésta se desvía “obedientemente” ante la emoción de los ingenieros hidráulicos, como a menudo decía José Luis Sánchez Bribiesca.

En relación con este reconocido ingeniero hidráulico, Ana María Sánchez Mora participa en este ejemplar con el artículo De Anzaldúas a El Infiernillo (1950-1964). Breves apuntes sobre la contribución de José Luis Sánchez Bribiesca a la ingeniería de grandes presas; la Dra. Blanca Elena Jiménez Cisneros nos habla en entrevista sobre el tratamiento de las aguas residuales para su reúso; el Dr. Fernando González Villarreal nos explica en qué consiste el PUMAGUA de la UNAM; Oscar Jorge Hernández López y David Korenfeld Federman presentan el artículo “Proyecto de planta piloto de tratamiento avanzado para la recarga artificial del acuífero”, y Xiangyue Li y Víctor Arroyo contribuyen con el artículo “Impacto de fuerzas de filtración y tubificación retrógrada a la inestabilidad de talud y erosión hídrica”.

EDITOR
Adrián Estrada Corona
Revista Digital Universitaria

 
    subir    
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons