Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de marzo de 2011 Vol.12, No.3
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
La formación del sistema nervioso en la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster
Miguel Ángel Mendoza Ortiz, María Teresa Peña Rangel y Juan Rafael Riesgo Escovar
CITA
PDF
   
Primer paso: Formación de grupos...
Segundo paso: Formación de células...
Tercer paso: Diferenciación de...
Conclusión
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


El sistema nervioso es un tejido estructuralmente muy complejo y de una gran diversidad celular. El estudio de los mecanismos que dirigen el desarrollo de este tejido es objeto de estudio de la biología del desarrollo. Esta disciplina cuenta con un amplio rango de herramientas genéticas, celulares y moleculares, lo que ha redundado en un avance importante en nuestra comprensión de la neurogénesis a fechas recientes. 

En particular, es en organismos modelo como la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, idealmente dispuesta para estos menesteres (es el organismo pluricelular mejor conocido, con un gran acervo de herramientas genéticas, celulares y moleculares) en la que se han investigado y dilucidado muchos de los mecanismos y principios generales que gobiernan el desarrollo embrionario. Estos principios y mecanismos están evolutivamente conservados, de manera que las bases del desarrollo del sistema nervioso de Drosophila son muy semejantes a lo que ocurre con la neurogénesis en otros organismos como los vertebrados. Una parte medular de este proceso lo constituye la proliferación y la diferenciación paulatina de células precursoras.

 En organismos pluricelulares hay una gran cantidad de células precursoras o troncales que al dividirse dan origen a células comprometidas, mismas que al completar su diferenciación llevan a cabo funciones muy especializadas. Sin embargo, si estas células, al completar la mitosis o división celular, dieran lugar a dos células idénticas entre sí, a la postre esto resultaría en una proliferación sin diferenciación, algo que ciertamente no ocurre. 

 Una variante durante la mitosis en el ciclo de generación de células precursoras, son las divisiones asimétricas en células que no tienen una composición citoplásmica homogénea, de tal forma que cuando la célula se divide, surgen dos células con la misma información genética pero con distintos determinantes y distinto potencial mitótico. Por lo general una mantiene todas las características de la célula precursora mientras que la otra sigue un camino de diferenciación, una estrategia que genera células hijas con destinos diferentes.1

 Se les llama células polarizadas a aquellas que claramente tienen una composición citoplásmica y de tipo de proteínas y dominios en su membrana plasmática diferentes en la región apical con respecto a la basal. Los filamentos de actina del citoesqueleto, en respuesta a señales de polaridad, participan en la pérdida de simetría ayudados por los microtúbulos, que estabilizan la polaridad de la célula precursora. Esto ocurre de tal suerte que se mantiene diferenciada la composición de las moléculas responsables del destino celular en la región basal con respecto a la apical. A las células precursoras del sistema nervioso, los neuroblastos, les ocurre esto como parte de la formación y diferenciación del sistema nervioso.2

1.Knoblich, J. A. (2008). Mechanism of asymmetric stem cell division. Cell: 132: 583-597.

2. Bryant, D. M. y Mostov, K. E. (2008). From cells to organs: building polarized tissue. Nat. Rev. Mol. Cell Biol. 9: 887-901.


 
  subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons