Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de marzo de 2011 Vol.12, No.3
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
El sabor de los recuerdos: formación de la memoria gustativa
María Isabel Miranda-Saucedo
CITA
PDF
   
La capacidad de sentir
El comienzo de saborear
La ruta central del sabor
Aprendiendo y recordando el sabor
Conclusiones
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


A lo largo de nuestra vida, y quizá sin darnos cuenta, el sentido del gusto nos acompaña dando una variada gama de entonaciones a nuestras experiencias cotidianas. “¡Qué gusto verte!”, “eso que pasó me dejó un mal sabor”, “ella sí que tiene buen gusto por las cosas” y hasta frases más prosaicas como “mamacita qué sabrosa estás”, son expresiones utilizadas a diario que resaltan la importancia ancestral de saborear no sólo los alimentos sino la vida misma.

Figura 1.Los músculos de la cara se mueven de forma característica cuando probamos alimentos desagradables, así como cuando observamos imágenes repugnantes o cuando nos enfrentamos a una injusticia.

Y nos guste o no, la posibilidad de reconocer a lo que “saben” las cosas, es una de las capacidades más importantes y necesarias para nuestra sobrevivencia. Esta función primordial subyace no sólo en el reconocimiento de los alimentos que entran por la boca; de hecho los músculos de la cara se mueven de la misma manera cuando probamos alimentos desagradables, así como cuando observamos imágenes repugnantes o cuando nos enfrentamos a una injusticia.

Figura 2. Adriaen Brouwer: La bebida amarga, 1630–1640.

Es más, solemos sentir realmente asco en respuesta a ofensas morales; la repugnancia, definida como una “emoción de fuerte desagrado y disgusto hacia sustancias y objetos, como determinados alimentos, excrementos, materiales orgánicos pútridos o sus olores”, es entonces más que una metáfora ante ciertas experiencias negativas. Pero el sentido del gusto es mucho más dentro del arcoíris de sensaciones, es el sentido que le da gusto a la vida; en compañía de los olores y de la vista, saborear es sin duda uno de los placeres más increíbles e inigualables.

 
  subir        
 
html>
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons