Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de marzo de 2011 Vol.12, No.3
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Asexualidad
Wendy Portillo y Raúl G. Paredes
CITA
PDF
   
Asexualidad
Estudios en animales
Conclusión
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


Un aspecto importante de la sexualidad es la orientación sexual, la cual se puede definir como una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva hacia otro individuo del mismo sexo o del sexo contrario. Uno de los primeros investigadores en estudiar, y de hecho quien acuñó el término orientación sexual fue Alfred Kinsey, quien en 1948 desarrolló una escala de orientación sexual (figura 1). Esta escala que se sigue usando en la actualidad se basa  en 12,000 entrevistas 6,300 realizadas a hombres y 5,700 a mujeres. En esta escala se define como 0 al comportamiento exclusivamente heterosexual (deseo por individuos del sexo opuesto); 1 al contacto incidental homosexual (deseo por individuos del mismo sexo), ya sea físico o psicológico; 3 al contacto físico y psicológico igual de frecuente con hombres y mujeres (bisexualidad); 5
al contacto incidental heterosexual, y como 6 al contacto exclusivamente homosexual.

Figura 1. Escala de Kinsey. El 0 representa individuos completamente heterosexuales; 1 contacto incidental homosexual, ya sea físico/psicológico; 3 contacto físico/psicológico, con la misma frecuencia con hombres y mujeres (bisexuales); 5 contacto incidental heterosexual, ya sea físico/psicológico, y 6 contacto exclusivamente  homosexual. 

La escala de Kinsey plantea claramente que la sexualidad es un continuo que puede ir desde aquellos individuos exclusivamente heterosexuales hasta aquellos que son exclusivamente homosexuales (revisión en Drucker, 2010) . Recientemente se ha descrito una categoría más y es la de aquellos individuos identificados como asexuales. Estos sujetos describen  tener un nulo o bajo interés por las relaciones sexuales. Figura 2.

Figura 2. La orientación sexual en humanos se debe de ver como un continuo, donde por un lado podemos encontrar individuos exclusivamente heterosexuales; personas con igual preferencia por ambos sexos (bisexual); sujetos únicamente homosexuales, e individuos asexuales. 

La  orientación sexual y la asexualidad están determinadas por diferentes factores que podemos englobar en biológicos y psicosociales. Entre los biológicos juegan un papel muy importante las bases genéticas, hormonales y la estructura cerebral.

En este artículo nos enfocaremos en los individuos asexuales y abordaremos algunos trabajos realizados en nuestro laboratorio y otros grupos de investigación en diferentes especies de mamíferos, en las que se han identificado machos asexuales.


 
  subir        
 
  Editorial
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons