Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de enero de 2012 Vol.13, No.1
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Burbuja global: ¿hacia dónde van los contenidos?
María Ángeles Vázquez
CITA
PDF
   
Nuevos definidores culturales
Contenidos digitales, los grandes...
Algunas consideraciones finales
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción


De todos es conocido el cambio sufrido en nuestra vida cotidiana debido al desarrollo y la difusión de las tecnologías y la información a través de Internet, así como la enorme avalancha de recursos gracias a la integración de herramientas multimedia en los contenidos. Las TIC o herramientas que  procesan, almacenan, esquematizan, recobran y muestran información representada de la más variada forma, desataron una explosión sin precedentes respecto a las formas de comunicarse al comienzo de los años 90, alterando nuestras pautas de interacción social. Alguna de las grandes ventajas de esta eclosión fueron las de fortalecer a los individuos y agentes sociales (ONG, etcétera.) que a través de las redes globalizadas de soporte e intercambio, permitieron el acceso al flujo de conocimientos e información con el objetivo de empoderar las vidas de las personas y permitir el aprendizaje interactivo, la educación a distancia, el trabajo en equipo, etcétera. en definitiva, la democratización de la cultura. La globalización es partícipe por tanto de un gran cambio no solo social, se extiende también al ámbito educativo, empresarial y científico. La Red, por tanto, nos ofrece espacios ricos en intercambio, comunicación, aprendizaje,  innovación u ocio y divertimento, en los que los usuarios interactúan y conviven. El universo del espacio digital continúa extendiéndose a los ámbitos más heterogéneos de la realidad social y lo hace con una pluralidad de medios, de tecnologías, de contenidos y de servicios que siguen enriqueciendo y ampliando las opciones de interactividad, de permanencia y durabilidad en el discurso de la Sociedad Digital.

Sin embargo, no hemos de olvidarnos que las “bondades” de esta revolución no están aún tratadas equitativamente, ya que junto al crecimiento de Internet ha surgido un nuevo tipo de escasez que desvincula a los países en desarrollo de la información, dividiendo a los ricos de los pobres, los jóvenes de los ancianos, los habitantes urbanos de los rurales, etcétera. Por otra parte entramos en la era de la finalización de nuestra privacidad(la información que facilitamos en las redes o contratos que firmamos sin leer, permanece siempre en la red) que, paradójicamente produce cierto aislamiento social.  Ya hace más de 10 años Scott McNeally de SunMycrosystems adelantó la frase sobre la muerte de la intimidad “Getoverit”.O lo que es lo mismo: “Es lo que tenemos”. No hay marcha atrás. Nuestros jóvenes ahora se relacionan desde su ordenador, sus juegos interactivos o sus smartphones.
 
Hay una aceptación generalizada que atestigua que avanzamos a pasos de gigante hacia la sociedad del conocimiento y hacia una nueva economía sustentada en la tecnología. Esta estructura y la manera de interactuar con ella, es lo que el Director de la Biblioteca de Alejandría Ismael Serageldin llama la “Revolución del Conocimiento”, donde el saber(con mayúsculas) adquiere una dimensión versátil y provocadora, una metamorfosis paulatina que nos suministra una dinamización de nuestro panorama cultural, pero sobre todo nos proporciona otra actitud en gestionarlo. La gran revolución está en que es el propio consumidor el que se transmuta en “obrero del contenido”.


 
  subir        
 
  Editorial
 



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons