Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2012 Vol.13, No.10
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Hogares y consumo energético en México
Landy Sánchez Peña
CITA
PDF
   
Tendencias
Hogares y consumo energético
Bibliografía
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción

En la discusión sobre la demanda energética existe una preocupación por los efectos que el crecimiento de la población pueden tener sobre ésta en las décadas futuras, discusión que refleja una inquietud general por los impactos de un alto volumen poblacional sobre los recursos naturales. Esta preocupación no es infundada si consideramos que el año pasado la población mundial alcanzó los 7 mil millones de habitantes mientras que México, con 112.3 millones, superó los habitantes esperados para el año 2010. Adicionalmente las proyecciones de población de las Naciones Unidades sugieren que para el año 2050 el planeta alcanzará los 9.3 mil millones de habitantes 1; escenarios que acrecientan la incertidumbre sobre la demanda energética futura y sus impactos ambientales.

Sin embargo, la relación entre el crecimiento poblacional y el consumo energético no es evidente. Si bien es cierto que una demanda energética más alta se asocia con mayores tamaños de población, consumos energéticos per cápita más altos se relacionan más estrechamente con tasas de crecimiento económico y/o ingresos más altos; es decir, que su vínculo con el tamaño de la población está fuertemente mediado por los niveles de bienestar (Darmstadter 2004). ¿Pero de que otras maneras la demografía juega un papel en  explicar la demanda energética? Estudios recientes han señalado la importancia de comprender cómo los hogares y sus transformaciones juegan un papel clave para entender el consumo energético contemporáneo y futuro.  Consistentemente se ha encontrado que el área de residencia, la estructura etaria y la composición del hogar influyen de manera importante sobre la demanda energética (O’Neill y Chen 2002, Pachauri, 2004). Estos elementos reflejan tanto las necesidades básicas de los hogares, como un conjunto de prácticas y estilos de vida que dan forma a su consumo. Los pocos estudios en México apuntan a patrones similares a los encontrados en otros países,  siendo la desigualdad en el consumo energético un rasgo distintivo (Sánchez 2012). 

En México los hogares se han transformado de manera muy importante desde mediados del siglo XX.   La reducción de la fecundidad trajo una disminución del tamaño promedio de los hogares, a la par se produjeron cambios profundos en la composición y la estructura de los arreglos familiares; alzas en sus niveles educativos, así como en la participación laboral, sobre todo de las mujeres, y transformaciones en los niveles de bienestar. En este texto presento brevemente algunos resultados de una investigación más amplia sobre cambio demográfico y el consumo energético en México. En particular, aquí describo el consumo energético por tamaño del hogar, la edad, los arreglos familiares e ingreso del hogar.   


1 Proyecciones con el escenario de fecundidad media. United Nations Population Division, World Population Prospects: The 2010 Revision (United Nations, New York,2011); http://esa.un.org/unpd/wpp/index.htm.



 
  subir        
 
metadatos en la red
  Editorial
 




Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons