Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de octubre de 2012 Vol.13, No.10
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 

Energía Sustentable para Todos en el 2030

Se celebra el “Año Internacional de las  Energías Sostenibles para Todos”, instituido por la Organización de las Naciones Unidas con el objetivo de que finalmente cada uno de los habitantes del planeta pueda disfrutar de energía entregada por medio de sistemas modernos y confiables.

La primera definición formal del concepto inglés de “sustainable development” fue elaborada, en 1987, por la Comisión Brundtland, cuyo nombre es en honor de la primera ministra sueca de aquel entonces, significa: “…la habilidad humana para satisfacer sus necesidades sin comprometer la habilidad de generaciones futuras para satisfacer sus propias…”. Este concepto dio un vuelco completo no sólo en la forma de ver nuestra responsabilidad con nuestros hijos y nietos, sino en la necesidad de superar nuestros modelos de pensamiento para mejorar ya no digamos el concepto de crecimiento económico, también el de desarrollo económico. A principios de los noventas, existía un debate entre los países desarrollados y los que están en vías de hacerlo sobre la justicia de sólo pensar en el futuro y no en los millones de pobres que existen en el presente. Así, Víctor L. Urquidi, en 1996, redefinió el concepto inglés de “sustainable development”: “… es aquel que se lleva a cabo sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades… y está implícita la preocupación por la igualdad social dentro de cada generación…”. Adicionalmente, Urquidi planteó la necesidad de tener nuevos paradigmas: reducción sustancial de energías fósiles e incremento acorde de renovables, tecnología afín y uso mínimo de recursos agotables y contaminantes.

Así, se crearon en los países de habla hispana dos grupos de pensamiento político – filosófico, aquellos que se mantienen en la definición sin considerar la igualdad social en la actualidad y traducen “sustainable development” como desarrollo “sostenible” y los que sí la consideramos, traduciendo el concepto como desarrollo “sustentable”.

La Organización de las Naciones Unidas continuó trabajando y, en el año 2000, publicó un reporte de su Comisión para el Desarrollo Sustentable, donde presentaba una descripción detallada de áreas, temas y subtemas claves para el desarrollo sustentable y un método para elaborar y utilizar indicadores que sirvieran en el proceso de toma de decisiones a nivel nacional (UCNUMAD, 1992).

El desarrollo sustentable es un concepto integral que comprende todos los aspectos de nuestras actividades sociales y personales. Una definición operacional que hemos acuñado es la siguiente: desarrollo sustentable es avanzar en el bienestar de las personas y de la sociedad al considerar simultáneamente aspectos sociales, económicos, ambientales e institucionales, con atención especial a los más desprotegidos del presente y a las generaciones futuras.

Al centrarnos en el tema energético debemos considerar la importancia de los energéticos para el bienestar de nuestra sociedad y del ser humano; y aún en algunas situaciones la propia sobrevivencia depende de la cantidad y calidad de la energía consumida. Sin embargo, la oferta energética actual y el sistema tecnológico que empleamos para producir bienes y servicios están comprometiendo nuestro desarrollo (por ejemplo, cambio climático global, lluvia ácida, contaminación en las grandes ciudades o desastres ecológicos por el transporte de combustibles). Debemos modificar de manera gradual pero al mayor ritmo posible a nuestro sistema energético para apoyar el desarrollo sustentable de nuestra sociedad.

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, la Agencia Internacional de Energía Atómica, la Agencia Internacional de Energía, Eurostat y la Agencia Ambiental Europea, prepararon y publicaron un documento sobre “Indicadores Energéticos para el Desarrollo Sustentable: Lineamientos y Metodologías” con la finalidad de ayudar a la comunidad internacional. Concluyeron que se necesitan 51 indicadores para describir al Sector Energético de un país.
           
Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, señala que la Agencia Internacional de Energía publicó en octubre de 2011 un reporte en el que, entre otros temas, establece que se necesitaría una inversión de 48 mil millones de dólares por año para proveer acceso universal de energía en el 2030. Esta cifra corresponde sólo al 3 por ciento de la inversión total en energía, a nivel global en 2009. Considera que alcanzar el objetivo de proveer a todos con energía sustentable en el 2030 está ligado a las siguientes  tres metas: asegurar el acceso universal a servicios de energía modernos, duplicar el porcentaje en el uso eficiente de energía en el mundo y duplicar la participación de las energías renovables en la mezcla energética global. Alcanzarlas significaría maximizar los beneficios del desarrollo y ayudar a estabilizar el Cambio Climático en el largo plazo.
           
En este número de la Revista Digital Universitaria se presenta una entrevista con el doctor Francisco Barnés de Castro sobre su visión de la situación energética de México, su participación en la Comisión Reguladora de Energía y su opinión sobre esta Iniciativa.
           
La doctora Michiko Amemiya Ramírez, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, nos describe la relación conceptual entre energía y sustentabilidad y proponen algunas características para definir o describir una tecnología sustentable, que sirvan como base para definir e identificar la tecnología energética sustentable. De esta manera, se podrá tener una base conceptual para poder discernir si una tecnología energética es sustentable o no.
           
La doctora Verónica Irastorza, Subsecretaria de Planeación y Desarrollo Tecnológico, en la Secretaría de Energía, nos describe un caso de éxito para mejorar la eficiencia energética en el sector doméstico, el "Programa Luz Sustentable”. Se estima que el proyecto alcanzará volúmenes de ahorro en consumo de energía eléctrica de comparable a casi dos veces el consumo en el año 2011 del estado de Campeche o la mitad del consumo del estado de Querétaro en ese mismo año y también significa una capacidad evitada en generación de energía eléctrica equivalente a la capacidad de dos centrales de generación hidroeléctricas como la Yesca.
           
El ingeniero Domingo González Zúñiga, candidato a doctor en el Programa de Posgrado en Ingeniería en el Centro de Investigación en Energía, UNAM, describe el desarrollo económico del sector industrial mexicano, al analizar por rama, su volumen de producción, su comportamiento estructural, de intensidad energética, de uso de combustibles y de emisiones de bióxido de carbono. Desde 1960 se encontró un aumento en el consumo energético y sus emisiones de CO2. Tras una primera etapa (1994-2003) en la que la intensidad de carbono pareciera disminuir o crecer en una forma moderada en virtud del apoyo e implementación de estrategias de tipo ambiental y de ahorro de energía, súbitamente se incrementa durante la segunda etapa (2003-2010).
           
La doctora Landy Sánchez Peña, Profesora-investigadora del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México, describe que en México la reducción de la fecundidad trajo una disminución del tamaño promedio de los hogares y, a la par, se produjeron cambios profundos en la composición y la estructura de los arreglos familiares; alzas en sus niveles educativos, así como en la participación laboral, sobre todo de las mujeres, y transformaciones en los niveles de bienestar. Se presentan brevemente algunos resultados de una investigación sobre cambio demográfico y el consumo energético en México. En particular, el consumo energético por tamaño del hogar, la edad, los arreglos familiares e ingreso del hogar.
           
La doctora María de Lourdes Melgar Palacios, Directora del Centro de Sostenibilidad y Negocios, EGADE Business School México, Tecnológico de Monterrey, nos indica la revolución energética que México requiere. Las discusiones sobre política energética se centran en el petróleo y en PEMEX, y sólo tratan marginalmente la problemática del sector eléctrico y las grandes oportunidades de transformación que encierra, si tan solo se cambiara de lente para enfocar los desafíos y se privilegiara el desarrollo sustentable del país. Este ensayo destaca el enorme potencial que México detiene en energías renovables y las posibilidades que se abren al país en un momento en que el modelo de la industria eléctrica ha llegado a sus límites.
           
El ingeniero David Castrejón Botello, investigador del Instituto de Investigaciones Eléctricas evalúa dos opciones tecnológicas para mitigar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el sector eléctrico mexicano, por medio de dos escenarios al año 2070: uno emplea energía nuclear y combustibles fósiles con tecnologías que incorporan sistemas de captura y almacenamiento de CO2, y el otro mediante fuentes renovables de energía. Para cada trayectoria tecnológica, presenta los requerimientos de disponibilidad energética, viabilidad tecnológica, factibilidad económica e impacto por bióxido de carbono; concluyendo con los requerimientos financieros necesarios para su implantación.
           
Es urgente tomar ya acciones para dotar a tres mil millones de personas con servicios modernos de energía y que ésta impulse el desarrollo sustentable en todo el mundo.



EDITOR INVITADO
Manuel Martínez Fernández
Centro de Investigación en Energía, CIE-UNAM

 
    subir    
 
metadatos en la red
  Editorial
 




Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons