Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de agosto de 2012 Vol.13, No.8
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
¿Soberanía, seguridad, autosuficiencia o crisis alimentaria? Caso de México y la región Este de África. Problema básico en salud y calidad de vida
Janet Flores Pérez, Brenda Pamela Vázquez Ortiz y Ma. Luisa Quintero Soto
CITA
PDF
   
Seguridad alimentaria
Crisis alimentaria
Situación Alimentaria en México
La crisis alimentaria en África
Conclusiones
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción

Hablar de la producción de alimentos es un tema considerado polémico, si pensamos en la problemática que hoy en día vive no sólo nuestro país, sino también naciones de otros continentes, lo que nos lleva a reflexionar sobre la relevancia que tiene discutir estos temas, para conocer la situación que tiene actualmente nuestro país en relación con la producción de alimentos, y delimitar de qué estamos hablando: si de una crisis de seguridad, de autosuficiencia, y qué elementos están influyendo en dicha situación.

Consideramos que el actual desarrollo que tiene el sector agropecuario en México, es producto de las políticas económicas aplicadas, que obedecen a una menor presencia de apoyos por parte del Estado, para incentivar la inversión en infraestructura y capacitación, y mejores condiciones de comercialización.
Actualmente, la producción de alimentos es una de las actividades humanas que con mayor claridad muestra la necesidad de aplicar diversas disciplinas científicas, que participen en la comprensión y la resolución de los distintos problemas que surgen en ella. La producción de alimentos está situada en la intersección de procesos biológicos, sociales, económicos, psicológicos y culturales. Sin embargo, en ella la concurrencia disciplinaria no se parece a una cooperación intelectual planificada, en la que se efectúe una división e interacción racional del trabajo científico. Se da más bien como el enriquecimiento de visiones especializadas, en ocasiones complementarias, muchas veces divergentes o antagónicas. De ahí que para abordar las temáticas ya señaladas se incluyan los enfoques que existen en torno a la producción de alimentos, considerando datos de México y el Este de África, para hacer un análisis comparativo de las condiciones que presentan en cuanto a producción de alimentos, sus impactos en la población y la calidad de vida de ésta.


Chicos caminando, Rep. de Djibouti, África Foto: Andrés Dapena Boixareu

 Enfoques teóricos sobre el problema alimentario
Soberanía alimentaria

A pesar de que estamos en pleno siglo XXI y se han realizado diversos esfuerzos para resolver el problema del hambre, hasta el día de hoy existen cifras oficiales que señalan que hay 800 millones de personas que pasan hambre en el mundo. García (2007) define a la soberanía por sí sola, como la facultad del Estado para ejercer el poder sobre su sistema de gobierno, territorio y población. Entonces podría decirse que la soberanía alimentaria es ejercer el poder sobre la situación alimentaria dentro de un país, puesto que ésta es una propuesta con base social; es decir que surge de parte de los campesinos, como derecho de cada pueblo de definir sus propias políticas en materia de alimentación.

El problema del hambre es acuciante para las personas que lo padecen; sin embargo, para los sectores oficiales que tienen relación con el tema, estas personas se convierten en estadísticas. Tras reuniones entre diversos organismos, lo que resta son compromisos para disminuir las cifras en un periodo de tiempo determinado, sin modificar a fondo, ni cambiar las políticas que inciden. A las hambrientas y hambrientos de este mundo sólo son considerados como sujetos pasivos, receptores de ayuda.

La soberanía alimentaria, concebida como el derecho de los pueblos a contar con alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y el derecho a definir sus propias políticas agrícolas, pesqueras, etcétera, y de gestión tanto de la tierra como de los recursos hídricos, semillas y biodiversidad, constituye el más amplio marco para la vigencia del derecho a la alimentación. A la vez, la interrelación con modos de vida, opciones de desarrollo, miradas geopolíticas y visiones del futuro, abarca un espectro del reordenamiento socio económico que, además del asunto alimentario, alude al futuro de las sociedades y la propia supervivencia planetaria (León, 2007).

La Soberanía Alimentaria es una propuesta con una base social sólida, pues surge del campesinado y las organizaciones sociales de los países empobrecidos. Es una alternativa consensuada y seria, que parte de un análisis profundo de las causas del hambre y la pobreza en el mundo; que propugna la combinación de las capacidades productivas de  la agricultura campesina, con una gestión sustentable de los recursos productivos, y con políticas gubernamentales que garanticen la alimentación adecuada de la ciudadanía, con independencia de las leyes que rigen el comercio internacional.

Una de las primeras y principales demandas que se desprende de la Soberanía Alimentaria, es que los alimentos no sean considerados como una mercancía más en los circuitos del mercado internacional, sometidos a la especulación sin límites, y dejen de ser utilizados como arma política y de guerra contra las poblaciones de los países empobrecidos.

Rosset (2004) sostiene que la alimentación de un pueblo es un tema de seguridad nacional, de soberanía nacional, considerando que en ocasiones, para alimentar a la población, una nación depende de los caprichos del mercado internacional o de la voluntad de una súper potencia, al utilizar los alimentos como instrumentos de presión internacional o de la imprevisibilidad y los altos costos del transporte a largas distancias. Por lo tanto un país no está seguro, ya sea con respecto a la seguridad nacional o a la seguridad alimentaria, puesto que depende de otros para satisfacer la demanda de consumo de la población.

La soberanía alimentaria va más allá del concepto de seguridad alimentaria, pues ha sido despojado de su verdadero significado, debido a la manipulación del concepto por distintos intereses creados. No obstante se puede decir que la seguridad alimentaria se refiere a que cada niño, mujer y hombre, deben tener la certeza de contar con el alimento necesario para cada día, pero el concepto en sí no nos dice nada sobre cómo producir los alimentos o la procedencia de los mismos. De este modo Washington asume que la solución al problema sería importar productos desde Estados Unidos, con un bajo costo para abastecer la demanda.

La mayoría de las familias pobres en el mundo son productores primarios y para ellas el acceso a los recursos, en términos de igualdad y suficiencia, es lo que los separa del hambre y la migración (Rosset, 2008). Éste es otro factor por el que el sector agropecuario se ve afectado en gran medida, pues la migración de los productores a otro país o a las grandes ciudades, genera escases de alimentos, motivo por el que son importados productos como el maíz.

Sin embargo, existen otros motivos que influyen en la escasez de alimentos, como señala Acuña y Meza (2010), al resaltar que el encarecimiento de los combustibles en los últimos años ha sido un factor fundamental para que se dé un mayor desequilibrio en la balanza de alimentos.



 
  subir        
 
  Editorial
 



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons