Revista Digital Universitaria
ISSN: 1607 - 6079 Publicación mensual
 
1 de septiembre de 2012 Vol.13, No.9
  Inicio Ejemplares Directorio Quiénes somos Busca artículos Vínculos Contacto Mapa de sitio
 
Documento sin título
 
Factores de riesgo en adolescentes para contraer el virus del papiloma humano
Leticia Hernández-Carreño, Silvia Padilla-Loredo, María Luisa Quintero-Soto
CITA
PDF
   
Principales factores
Discusión
Referencias bibliográficas
Aumentar Letra Disminuir Letra Disminuir Letra   facebook
twitter
google
 

Introducción

La incidencia del virus de papiloma humano (VPH) es mayor que el adquirido por otro tipo de las infecciones de transmisión sexual; ya que se propaga a través de contacto piel a piel durante el juego sexual anal, oral o vaginal (Tami, 2008). Es muy común, la mayoría de las personas menores de 30 años se infectan de manera transitoria, dicha infección puede considerarse “normal”, sin embargo su persistencia puede generar daños a la salud (Wiesner, Acosta, Díaz, Tovar & Salcedo, 2009). El VPH se compone de una doble cadena de ADN clasificándose en más de 100 tipos, más de una decena y media de ellos son considerados como de alto riesgo, por encontrarse asociados al cáncer cervicouterino (CaCu) en más de 95% de los casos. Otros tipos de VPH, como el 6, 11, 42, 43 y 44 muestran una débil asociación con CaCu por ello, son denominados de bajo riesgo (Castellsagué, 2008). Ver cuadro Nº 1

La infección del VPH es asintomática y en muchos casos se considera intrascendente por el tipo de cepas de bajo riesgo, por lo que es muy frecuente que muchos individuos llegan a estar infectados de VPH y nunca tengan manifestaciones clínicas (García, 2007), el carácter subclínico (no se ve a simple vista) provoca que algunas personas se den cuenta del problema hasta que ha avanzado la infección. Hay evidencias que demuestran que si prevalece el ADN del VPH en más de 90% de las lesiones pre invasoras e invasoras, pueden terminar con las células, afectando el sistema inmune y en algunos casos generar cáncer (García, 2007).

En muchas personas los síntomas del VPH se expresan por infección en la piel, en forma de verrugas semejantes a la estructura de una coliflor alojándose en tejidos cutáneos, mucosas y laceraciones, manifestándose en lesiones benignas y malignas, principalmente en el área anogenital, afectando además del ano, cuello uterino, pene y vagina o vulva, la garganta – a través del sexo oral (Castellsagué, 2008), y si no se tratan a tiempo pueden llevar a la muerte.

Cuando los tipos encógenos (cancerosos) se presentan en el organismo humano, los hombres y mujeres se enfrentan a graves consecuencias económicas, emocionales y sociales.

Los factores de riesgo se encuentran relacionados, aunque no son exclusivos, con las infecciones de transmisión sexual (ITS), también influye el nivel educativo y socioeconómico bajo, la drogadicción y el tabaquismo a lo que se suma el inicio temprano de la vida sexual, el antecedente de haber tenido sexo con dos o más parejas sexuales sin protección y en el caso de la mujer, la edad temprana del primer embarazo, tres o más partos, el uso prolongado de anticonceptivos hormonales además de la coexistencia de otro tipo de enfermedades que alteran la capacidad de respuesta de su sistema inmune (Tirado, Mohar, López, García, Franco & Borgues, 2005).

 



 
  subir        
 
metadatos en la red
  Editorial
 



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons