Vol. 23, núm. 6 noviembre-diciembre 2022

El Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la UNAM frente a la pandemia: pistas iniciales

Mercedes de Agüero Servín, Mario Alberto Benavides-Lara y Melchor Sánchez Mendiola Cita

Resumen

Objetivo: Presentar las opiniones, percepciones y experiencias que el profesorado y estudiantado del sistema suayed registró durante el confinamiento por la pandemia. Método: el profesorado y el estudiantado contestaron una encuesta con un diseño de muestra probabilística y estadísticamente representativa por área de conocimiento. Resultados: se identifican diferencias respecto a lo que el profesorado y estudiantado de suayed respondieron en comparación con el profesorado y estudiantado de educación presencial o cara a cara en aspectos como concepciones en torno a la educación a distancia y la incorporación de tecnologías en la educación, mientras que se observan similitudes en la percepción que el profesorado tuvo acerca de la carga de trabajo que implicó impartir docencia durante la pandemia, así como el tipo y frecuencia con que implementaron ciertas estrategias de enseñanza, y en el caso del estudiantado la percepción de su aprendizaje. Destaca que el profesorado del suayed declaró tener mayor experiencia previa al trabajar en diferentes roles propios de la educación en línea y a distancia, mientras que el estudiantado de este sistema señaló aplicar con mayor frecuencia estrategias como investigar los temas de clase por su cuenta y tener asesorías con sus docentes en comparación con el estudiantado del sistema presencia. Conclusiones: contrario a lo que pudiera pensarse las consecuencias de la pandemia en la organización e implementación de la educación no han sido exclusivas de los sistemas presenciales cara a cara, los sistemas de educación abiertos, en línea y a distancia también registran cambios de los cuales se ha investigado poco.
Palabras clave: educación superior, pandemia covid-19, educación abierta y a distancia, investigación cuantitativa.

The UNAM Open University and Distance Education System in the face of the pandemic: initial clues

Abstract

Objective: To present the opinions, perceptions, and experiences that the Open University and Distance Education System faculty and students had during the pandemic. Method: Faculty and students answered a survey with a probability sample design and statistically representative by area of knowledge. Results: Differences are identified with respect to what faculty and students of this system answered in comparison with faculty and students of face-to-face education, in aspects such as conceptions about distance education and the incorporation of technologies in education. While similarities are observed in the perception that faculty had about the workload involved in teaching during the pandemic, as well as the type and frequency with which they implemented certain teaching strategies, and in the case of students the perception of their learning. It is noteworthy that from this system faculty reported having more previous experience working in different roles in online and distance education, while suayed students reported applying more frequently strategies such as researching class topics on their own and having counseling with their professors compared to face-to-face students’ system. Conclusions: contrary to what might be thought, the consequences of the pandemic in the organization and implementation of education have not been exclusive to face-to-face systems; open, online and distance education systems have also registered changes that have been poorly researched.
Keywords: higher education, pandemic covid-19, open and distance education, quantitative research.

Introducción

El 25 de febrero de 1972, en el rectorado del Dr. Pablo González Casanova, el Consejo Universitario aprobó el Estatuto del Sistema de Universidad Abierta (Gaceta unam, 1972). Veinticinco años después, en 1997, durante la rectoría del Dr. Francisco Barnés de Castro se crea la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (cuaed) como fusión del Centro de Investigaciones y Servicios Educativos (cise) y de la Coordinación del Sistema de Universidad Abierta (csua). De igual manera, se publica el Reglamento del Estatuto del Sistema de Universidad Abierta de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), relativo al ingreso, la permanencia y los exámenes (aprobado el 2 de diciembre y publicado el 8 diciembre de 1997). Éste fue modificado y aprobado en sesión ordinaria por el Consejo Universitario el 27 de marzo de 2009 (Gaceta unam, 2009).

En una interesante crónica histórica con motivo de los 40 años del Sistema de Universidad Abierta (sua), Amador (2012) narra que:

En el marco de la nueva estructura académico-administrativa de la CUAED se organizó el “Programa universitario de educación en línea” (puel) (Programa de la universidad en línea) a partir de la fusión del Sistema Telecampus unam y la Red Nacional de Videoconferencia Interactiva (rnvi) el Sistema de Universidad Abierta (sua) se reforma y convierte en el Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed). (Amador, 2012 p. 201)

De esta manera, y con base en el Programa Universitario de Educación en línea (puel) y la Red Nacional de Videoconferencia Interactiva (rnvi), así como la creación de la Red de Centros de Educación Continua, Abierta y a Distancia, se sientan los antecedentes y bases para la creación del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed), con sus órganos colegiados, normatividad, convenios y personal administrativo, académico y servicio social (Amador, 2012, pp. 201-202).

En 2022, el suayed cumple 50 años. Su origen respondió a las necesidades de su tiempo y contexto, y éstas derivaron en la ampliación de la oferta educativa, bajo un modelo pedagógico innovador que, entre otras características, posee el estar basado en el estudiante como sujeto activo de su aprendizaje, además de ofrecer un modelo que abriera la educación profesional universitaria a los estratos de la población menos favorecidos.

Sin embargo, el paso del tiempo ha traído consigo la complejización en el desarrollo, organización y operación del sistema, en un marco de creciente tecnologización de la vida, así como una transformación social, económica e incluso demográfica de la población mexicana. En contraste al sistema presencial de la unam, el suayed se ha estudiado poco, esto aún y cuando los sistemas abiertos y de educación a distancia han estado en el centro de la investigación, el desarrollo tecnológico y el diseño de políticas durante más de veinte años.

En el entorno descrito surge la necesidad de conocer cuál ha sido la experiencia y percepción de los actores universitarios, específicamente del profesorado y estudiantado del suayed a partir de la pandemia. Para ello, se presentan los resultados específicos que para este sistema se obtuvieron de la aplicación de la tercera encuesta que se efectuó en el contexto del proyecto La educación remota y digital en la unam durante la pandemia, que la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (cuaieed) de la unam llevó a cabo de abril a agosto de 2021 . Se decidió presentar los resultados de esta tercera encuesta, con el propósito de soportar el argumento acerca de las divergencias entre el sistema presencial de la unam y el suayed, así como las diferencias que dentro de este último existen, lo que lleva a afirmar que se trata de tres sistemas distintos.

Adicionalmente, y con el fin de poner en perspectiva los datos, se presentan los resultados de profesoras y profesores, y de estudiantes del sistema escolarizado y presencial, ello con el objetivo de facilitar la comparación de las experiencias y percepciones de la población encuestada. De esta manera, la pregunta de investigación que guio la construcción de este artículo fue: ¿cuál ha sido en general la experiencia, opiniones y percepciones de profesores(as) y estudiantes de la unam respecto a su enseñanza y aprendizaje durante la pandemia y cómo ésta se manifiesta de manera similar o diferenciada a partir del sistema —educación presencial, educación abierta o educación a distancia— al que pertenecen?

Con base en esa pregunta, el trabajo retoma los siguientes aspectos considerados en las dimensiones y variables que contempla el instrumento aplicado para el estudio:

  • Concepciones sobre educación a distancia y tecnologías digitales en el profesorado y el estudiantado.
  • Percepción de la enseñanza y el aprendizaje en el profesorado y el estudiantado.
  • Experiencia previa en actividades de educación a distancia y dedicación al trabajo docente durante la pandemia.
  • Estrategias aplicadas por el profesorado y el estudiantado durante la pandemia.
  • Percepción del Programa de Apoyo al Ingreso (pai).

¿Es el SUAyED de la UNAM un sistema educativo en desventaja?

La creación primero como sua y su posterior modificación como SUAyED fueron alentadas por las tendencias globales en educación y la búsqueda constante que ciertas corrientes de pensamiento han atribuido a la incorporación de tecnología para ampliar la oferta y como punta de lanza para transformar los métodos de formación (Amador Bautista, 2012). Así, mientras que en el caso de la creación del sua se tiene como una de sus influencias principales la fundación de la Open University de Gran Bretaña en 1969, la transformación como suayed se da en un contexto de mayor presencia e incorporación de las tecnologías, impulsadas por la masificación de internet, lo que a su vez generó un renovado impulso de los sistemas de educación a distancia (Bosco Hernández y Barrón Soto, 2008; García Aretio, 2001).

En esta larga historia, es muy escasa la literatura académica y científica acerca de los sistemas abiertos y a distancia en México, así como del SUAyED de la UNAM. En una búsqueda por Google Académico con la sintaxis: (“creación del SUAyED UNAM”), se obtienen tan sólo 6 resultados. En la búsqueda (“SUAyED UNAM” AND “Investigación”), se obtienen aproximadamente 155 resultados. Ambas búsquedas son sin limitación temporal. Entre los resultados de investigación, casi todos son ponencias, reflexiones, tesis o ensayos; los pocos artículos de investigación en su mayoría tienen más de una década de haberse publicado.

Aunque dentro de la UNAM, el sistema SUAyED es comparativamente menor en cuanto a su oferta de programas y matrícula que el sistema de educación escolarizado presencial (ver figura 1), es de destacar el tamaño de la matrícula a la que atiende. Ésta es mayor no sólo a otros sistemas federales y estatales de educación no escolarizada1 (ver figura 2), sino que incluso supera la matrícula de 25 de 40 universidades públicas federales y estatales en sistema escolarizado, entre las que se encuentran la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Universidad de Colima, Universidad Juárez del Estado de Durango, Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Universidad Autónoma de Zacatecas, entre otras (ANUIES, 2021).

De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), el SUAyED es el segundo sistema de educación superior a nivel licenciatura no escolarizada, con una matrícula con 39,248 estudiantes registrados en el ciclo escolar 2020-2021 . Mientras que la Universidad Abierta y a Distancia de México (UNADM) ocupa el primer puesto con 96,033 estudiantes (ANUIES, 2021).

A pesar de estas diferencias en la población es interesante observar que cuando se contrastan ambos sistemas con indicadores de eficiencia o crecimiento, las cifras del SUAyED resaltan. Así, mientras que en el periodo escolar 2020-2021, la UNADM registró 1,407 personas tituladas, el SUAyED de la UNAM tuvo un mayor número de personas que obtuvieron su título con 1,589 mujeres y hombres registrados en el mismo periodo (ANUIES, 2021). Otro dato que destacar es que mientras que, en comparación con el ciclo escolar 2018-2019 la UNADM tuvo un decremento en los nuevos ingresos que fue de alrededor de 44% en el ciclo 2020-20212. En contraste y comparando los mismos periodos, el SUAyED incrementó el porcentaje de nuevos ingresos en más de 36% (ANUIES, 2019 y 2021).

Porcentaje de participación en la matrícula de los sistemas de educacion escolarizada y de universidad abierta y educación a distancia en licenciatura UNAM

Figura 1. Porcentaje de participación en la matrícula de los sistemas de educación escolarizada y de universidad abierta y educación a distancia a nivel licenciatura dentro de la UNAM. Crédito: elaboración propia con base en Numeralia de Estadística Universitaria 2020-2021 (UNAM, 2021)3.

Porcentaje de participación de la matrícula de las universidades públicas federales y estatales con oferta educativa no escolarizada

Figura 2. Porcentaje de participación de la matrícula de las universidades públicas federales y estatales con oferta educativa no escolarizada. Crédito: elaboración propia con base en el Anuario de Educación Superior 2020-2021 (ANUIES, 2021).

Frente a estos datos es indiscutible que el SUAyED es un referente del desarrollo pasado, presente y futuro de la oferta educativa de educación superior dentro y fuera de la UNAM, no sólo respecto a los sistemas de educación abierta, en línea y a distancia, sino que se extiende a la educación presencial cara a cara y los modelos mixtos que a partir de la pandemia empiezan a surgir (Torres León y López Enriquez, 2015). Con estos antecedentes se podría suponer que ante los desafíos que viene imponiendo la pandemia por COVID-19, este sistema puede ser un modelo y fuente de conocimiento y experiencia previa para iniciar procesos de transición que permitan superar la dicotomía y mutua exclusión de los sistemas educativos.

En paralelo a esta oportunidad que el SUAyED entraña para el sistema de educación superior, es impostergable abrir la crítica ante la situación que este sistema guarda respecto a las desventajas con las que históricamente ha operado. Aunque la intención con la que el SUAyED surge es la democratización de la educación superior, como lo refieren Bosco Hernández y Barrón Soto (2008), es de destacar que el SUAyED encara nuevos retos que interpelan no sólo a este sistema, sino a toda la UNAM, e incluso al sistema de educación superior en su conjunto. Estos retos se relacionan con la capacidad de innovación y adaptación a una nueva realidad que la pandemia ha impuesto y que, aún frente a un aparente retorno a la normalidad previa a confinamiento, requiere una transformación en el corto, mediano y largo plazo, motivada entre otras razones por los cambios en los procesos socioambientales, económicos, urbanos y de distribución y concentración poblacional, así como de una mayor incorporación de las tecnologías en la vida cotidiana (Pelletier et al., 2022).

No obstante, el SUAyED ha representado una oportunidad para el cambio en la Universidad, que se manifiesta en aspectos como la expertise y capacidad instalada que han dejado los 50 años que está cumpliendo el sistema en este año 2022, o el hecho de que sus profesores son los y las que tenían previo a la pandemia una mayor experiencia como docentes, diseñadores y gestores de cursos en línea y a distancia, en comparación con el resto del profesorado de la UNAM (de Agüero et al., 2021). Lo cierto es que existe un rezago y sesgo de las políticas universitarias para atender este sistema que es posible observar en diferentes problemáticas que se registran.

Por mencionar algunas de ellas, se identifican los cambios que el perfil docente ha tenido a partir de sumar nuevas habilidades a la práctica esperada, lo que no siempre se corresponde con apoyos institucionales consistentes a las necesidades en estos sistemas, que hacen énfasis en el uso e incorporación de las tecnologías digitales frente a un mayor acceso a la información por parte del estudiantado (Rojas-Moreno y Navarrete-Cazales, 2015 y 2013). Otras problemáticas se relacionan con las diferencias de género del profesorado y las condiciones en que imparten clase, especialmente las mujeres en el sistema de educación a distancia (Güereca Torres, 2017) o bien, el perfil socioeconómico y etario del estudiantado (Pérez-Ornelas y Martínez Montes de Oca, 2017). Así como la necesidad de innovación en las estructuras educativas que sustentan los programas educativos (Cervantes-Pérez et al., 2019).

De esto es importante distinguir que las problemáticas a las que se enfrenta el SUAyED responden a dos realidades, en tanto que la forma en cómo se estructura y opera en realidad hace que se trate de dos sistemas que no están conectados o articulados: uno es el Sistema de Universidad Abierta (SUA), y otro la Educación a Distancia (ED). Es así como las necesidades y problemáticas son diferentes aún y cuando normativamente exista un solo estatuto y reglamento, que no permite ver de manera obvia estas diferencias que de facto contrastan con las estructuras y operación de ambos sistemas (Gaceta UNAM, 2009a, 2009b).

Como lo menciona Moreno Castañeda (2015), la educación abierta se distingue principalmente por aspectos de organización y gestión del estudiante respecto de su desempeño dentro de un curso o programa, mientras que la educación a distancia refiere a los aspectos metodológicos, pedagógicos y tecnológicos de un curso, programa o incluso plan de estudios. Sin embargo, el hecho de que existan estructuras organizativas y operativas diferenciadas entre la universidad abierta y la educación a distancia, que se reflejan en la forma como el estudiantado y el profesorado viven su paso por cualquiera de los dos sistemas, termina construyendo entornos que sólo están vinculados por la nomenclatura y una normatividad que es poco clara al momento de hacer distinciones conceptuales. Ello reduce a la universidad abierta y a la educación a distancia a modalidades (CUAED, 2013), cuando en realidad están operando como sistemas con espacios particulares y características educativas diferenciadas, y prácticas docentes situadas en contextos cara a cara en asesorías presenciales (SUA) o espacios digitales totalmente en línea (ED). Cabe señalar que el no advertir de manera abierta esta situación también es una problemática que restringe el desarrollo del propio sistema o sistemas del SUAyED, del SED e incluso del sistema de educación presencial o escolarizado.

Por otra parte, parece que el SUAyED se enfrenta a un estigma doble dentro y fuera de la Universidad. El primero está asociado a sus razones de origen, pues una de sus motivaciones era generar una oferta enfocada en ciertos sectores de la población que, aunque mayoritarios, son excluidos de la educación superior. En este sentido, al diferenciarse del sistema escolarizado presencial, considerado como normal o regular, se termina por caracterizar al SUA como un sistema compensatorio, y con un perfil y calidad distinto al regular. Esta situación se ve reflejada en la idea que califica la creación del SUAyED como una “democratización” de la educación superior.

El otro estigma tiene que ver con la idea negativa que aún hoy persiste respecto a la educación a distancia en general. De acuerdo con García Aretio (2021), este estigma continúa aún y cuando durante los momentos más críticos de la pandemia la mayoría de los sistemas educativos se trasladaron a la virtualidad, lo que, de manera contradictoria, ha reforzado los prejuicios hacia la educación a distancia y digital:

al aproximarnos a la previsión del diseño de los estudios en época de confinamiento, surgen muchas voces exigiendo la vuelta 100% a la presencialidad por exclusivos motivos, según ellos, de la escasa calidad de la formación de los estudiantes, por falta de credibilidad de los sistemas a distancia o por su consideración de educación de segunda categoría. Esas voces la vienen aceptando sólo como respuesta de solución al confinamiento, pero provisional, indeseada y, a veces, despreciada (p. 12).

Atender estas situaciones implica, en parte, generar información que permita caracterizar y comprender el funcionamiento de ambos sistemas. Si bien existe una idea de que los programas en línea tuvieron pocas afectaciones a partir del confinamiento, y la educación remota de emergencia es vital no caer en visiones parciales, es necesario acercarse a conocer de qué manera estos sistemas han transitado por la pandemia. En especial hay que analizar lo que pasó en el sistema de educación abierta, puesto que opera, en ciertos aspectos, de manera similar a la educación presencial, escolarizada y cara a cara , aunque con la diferencia de la carga de horas/clase y el trabajo por asesoría, que procuran fomentar el aprendizaje autónomo o por cuenta propia, y la autorregulación cognitiva, además de las diferencias en los perfiles.

Los sistemas educativos abiertos y a distancia durante la pandemia

Es de destacar que, al realizar una exploración de artículos académicos respecto a la experiencia de los sistemas universitarios en línea, abiertos y a distancia durante la pandemia, la mayoría de los resultados se centró en experiencias de universidades que transitan temporalmente del modelo de enseñanza presencial-cara a cara a este modelo, sistema o modalidad ꟷaspecto que es necesario analizar y definir con claridadꟷ. Esto ocurrió a pesar de emplear palabras clave y sintaxis de búsqueda específicas para la educación a distancia. De aquí surgen algunas preguntas como: ¿por qué existe poca información acerca de los sistemas de universidad en línea, abiertos o a distancia durante la pandemia?, y ¿hasta qué punto el desarrollo de sistemas que de manera previa a la pandemia ya se desplegaban en un ambiente virtual o de manera abierta se vieron afectados o favorecidos por la pandemia?

Como lo señala el propio García Aretio (2021), parece que existe una idea de que los sistemas universitarios que se desarrollaban en modalidades en línea o a distancia antes de la pandemia, al entrar en vigor el distanciamiento social, por consecuencia, lo hicieron bien o al menos no tuvieron afectaciones en su operación. No obstante, ¿hasta dónde esto es cierto? Y de no serlo, ¿qué tipo de afectaciones tuvieron?, ¿cuál es la evidencia científica que se tiene para sustentar una u otra perspectiva? Al respecto, se rescatan dos experiencias acerca del desempeño de los sistemas universitarios en línea, abiertos y a distancia durante la pandemia.

La primera proviene de la Open University de Gran Bretaña, la cual reporta que durante la pandemia la universidad realizó cambios en sus formas de evaluación. Además, una de las principales afectaciones fue hacia los estudiantes, pues tuvieron problemas al realizar sus estudios a la vez que trabajaban en modalidad de teletrabajo, lo cual llevó a una incompatibilidad de espacios y tiempos para realizar ambas actividades, así como a una limitada interacción entre estudiantes, lo cual afectó los hábitos de estudios ya establecidos en esta modalidad. Así, de la muestra que participó en el estudio (n=555), 36% señaló haber tenido afectaciones en sus estudios y aprendizaje en la pandemia (Aristeidou y Cross, 2021).

La segunda experiencia es de la National Open University of Nigeria. En ella, el estudio se centró en conocer las percepciones del estudiantado acerca de las habilidades tecnológicas del personal docente. Entre los principales resultados se obtuvo que hay una percepción de que las y los docentes de esta universidad carecen de suficientes habilidades para realizar su labor con apoyo de las tecnologías digitales, principalmente en dos aspectos: la instrucción y la evaluación.

A esto se suma la limitada disponibilidad de herramientas y tecnologías que esta institución posee, a pesar de su carácter de universidad abierta, y que en muchas ocasiones fue necesario ampliar en el contexto de la pandemia (Onwuagboke et al., 2022). Es de destacar que en ambos casos las investigaciones se centraron en las percepciones y experiencias del estudiantado respecto a los cambios en las dinámicas detonadas con la pandemia, así como los servicios otorgados por la universidad.

Método

El estudio se conformó como una investigación cuantitativa, la obtención de datos se realizó mediante el método de la encuesta, la cual se ajustó a un diseño transversal con propósitos descriptivos y exploratorios (Bryman, 2012). El levantamiento de datos se realizó mediante la plataforma de encuestas en línea LimeSurvey, misma que se mantuvo abierta de abril a agosto de 2021.

El instrumento consistió en un cuestionario de tipo cerrado, Para el caso del profesorado el número de reactivos del instrumento fue de 55, mientras que en el caso del cuestionario de estudiante de 43 reactivos agrupados en cinco dimensiones.

En ambos casos, el diseño de la muestra fue estadísticamente representativa de la población a nivel de área del conocimiento . Acerca del número de participantes que contestaron la encuesta, en el caso de docentes fue de n=1,102 de profesores(as) de educación escolarizada o presencial, n=114 profesores(as) de educación abierta y, n=170 profesores(as) de educación a distancia. En el caso de estudiantes, el número que respondió por pertenencia al sistema fue de n=7,901 en educación escolarizada y presencial, n=1,091 de educación abierta y, n=1,294 estudiantes del sistema de educación a distancia.

Consideraciones éticas y posibles conflictos de interés

Los datos de las respuestas a la encuesta fueron anónimos y se obtuvieron bajo consentimiento expreso de todas aquellas personas que participaron en el llenado del cuestionario. Esto incluye su uso con fines de investigación. Las autoras y autores del presente artículo son funcionarios académicos adscritos a la Subdirección de Investigación en Educación de la Dirección de Innovación Educativa, Desarrollo Curricular y Formación Docente de la CUAIEED, de la UNAM. Las autoras y autores declaran no tener ningún conflicto de interés respecto a la integralidad de los resultados publicados.

Principales resultados

A continuación, se presentan los principales resultados de los aspectos que se exploraron en el cuestionario y que se seleccionaron para este artículo. En cada uno de ellos se muestran las respuestas que dieron tanto profesores y profesoras como estudiantes, por cada uno de los sistemas que componen el nivel de licenciatura en la UNAM.

Concepciones sobre educación a distancia y tecnologías digitales en el profesorado y el estudiantado

Un aspecto de especial interés para este artículo tiene que ver con las concepciones que, a propósito de la educación remota digital implementada durante la pandemia, las y los profesores de los tres sistemas tienen acerca de la educación a distancia y las tecnologías digitales (ver tabla 1). De estos resultados destaca que, mientras que 65% del profesorado del sistema de educación escolarizada presencial señaló estar de acuerdo con la idea de que las tecnologías digitales contribuyen a mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje, el porcentaje de profesores y profesoras del sistema de educación a distancia que está de acuerdo con esta misma idea se eleva a 74%. Sin embargo, es interesante que una cuarta parte del profesorado de este sistema no haya manifestado estar del todo de acuerdo y que de este porcentaje 14% incluso declaró estar en desacuerdo.

Tabla 1. Concepciones del profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta, sobre la educación a distancia y las tecnologías digitales


Concepciones del profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta, sobre la educación a distancia y las tecnologías digitales

Crédito: elaboración propia.

Este porcentaje, que representa una cuarta parte de quienes contestaron, es consistente con la proporción de profesores(as) del sistema de educación a distancia que señalaron estar de acuerdo con la idea de que la educación en línea y a distancia es de inferior calidad que la educación presencial, y que sumó 23%. Destaca también que 44% del profesorado de este sistema está de acuerdo con la idea de que las tecnologías generan desigualdades en las oportunidades de aprendizaje, que, si bien es un porcentaje menor que en el caso del profesorado de educación escolarizada presencial, no es una proporción menor, e incluso sólo una cuarta parte de las y los profesores que pertenecen al sistema de educación a distancia indicó estar en desacuerdo con esta idea.

En cuanto a lo manifestado por el estudiantado de los tres sistemas, en la tabla 2 se observa que, a diferencia de los profesores y profesoras, el estudiantado del sistema de educación a distancia presenta mayores porcentajes de nivel de acuerdo acerca de la idea de que la educación en línea y a distancia es de inferior calidad que la educación presencial, lo que contrasta con el porcentaje de estudiantes del sistema escolarizado presencial que manifiestan estar de acuerdo con esta idea. También destaca que la mayoría del estudiantado de educación abierta y educación a distancia está de acuerdo con que las tecnologías digitales contribuyen a mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Este porcentaje se contrapone con lo reportado por el profesorado.

Además, es de llamar la atención que en su mayoría tanto el estudiantado de educación abierta como el de educación a distancia refiere estar en desacuerdo acerca de la idea de que la educación en línea es de inferior calidad que la educación presencial. A pesar de ello, de entre las y los estudiantes del sistema de educación presencial que respondieron este ítem, 19% dijo estar de acuerdo. Cabe resaltar la variación respecto a los reportado por profesores(as) y lo señalado por estudiantes del sistema escolarizado presencial.

Tabla 2. Concepciones del estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta, sobre la educación a distancia y las tecnologías digitales


Concepciones del estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta, sobre la educación a distancia y las tecnologías digitales

Crédito: elaboración propia.

Percepción de la enseñanza y el aprendizaje en el profesorado y el estudiantado

Respecto a la percepción de la enseñanza en las y los profesores durante la pandemia, se les solicitó que señalaran cómo percibían su enseñanza en los meses transcurridos de la contingencia. Las tres opciones de respuesta para esta pregunta eran: mejor, igual o peor.

Como se puede ver en la figura 3, el profesorado del sistema de educación a distancia fue el que en mayor proporción señaló que su enseñanza había mejorado, aunque sin llegar a ser mayoría. En contraste, las y los profesores del sistema de educación abierta señalaron en mayor proporción que su enseñanza continuaba igual, mientras que el profesorado del sistema de educación escolarizada presencial fue el que en mayor medida señaló que su enseñanza había empeorado, aunque con un porcentaje de 24% de la población total que respondió este reactivo y sólo cinco puntos porcentuales por encima del profesorado del sistema de educación a distancia.

Percepción que el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta tiene acerca de su enseñanza durante la pandemia

Figura 3. Percepción que el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta tiene acerca de su enseñanza durante la pandemia. Crédito: elaboración propia.

Acerca de la percepción que tienen las y los estudiantes de estos tres sistemas, en la figura 4 se destaca que la mayoría del estudiantado del sistema presencial percibió que su aprendizaje ha empeorado, lo que contrasta con la percepción de las y los estudiantes del SUAyED. Llama la atención que en este caso al menos una cuarta parte del estudiantado del sistema de educación a distancia haya señalado que su aprendizaje empeoró durante la pandemia.

 Percepción que el estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta tiene acerca de su aprendizaje durante la pandemia

Figura 4. Percepción que el estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta tiene acerca de su aprendizaje durante la pandemia. Crédito: elaboración propia.

Cabe apuntar que, a diferencia del estudiantado del sistema escolarizado presencial, el mayor porcentaje acumulado de respuestas de estudiantes de los sistemas de educación abierta y educación a distancia señaló que su aprendizaje durante la pandemia lo percibían como igual, con 41% para el caso de educación abierta y 43% para educación a distancia. Esta proporción contrasta con lo afirmado por el estudiantado del sistema de educación presencial escolarizado.

Experiencia previa en actividades de educación a distancia y dedicación al trabajo docente durante la pandemia

De la experiencia previa que el profesorado de los tres sistemas reporta que poseía antes de la pandemia, sobresale que no sean los profesores y profesoras de educación a distancia, sino los de educación abierta los que registran la mayor experiencia en todos los roles asociados por los que se preguntan (ver figura 5). En especial se destaca la experiencia como docentes respecto a los profesores y profesoras del sistema de educación a distancia y escolarizada-presencial.

Aunque en general es el profesorado del sistema de educación escolarizada y presencial el que presenta una menor proporción con experiencia previa en educación a distancia, es el rol de estudiante el que alcanza un mayor porcentaje de profesores(as) de este sistema que ha tenido la experiencia y alcanza a la mitad de quienes respondieron a la encuesta seguido de la experiencia como docente con 49%. Llama la atención la razón por la que los docentes del sistema de educación a distancia no alcanzaron mayores porcentajes de quienes reportan tener experiencia en educación a distancia, pues alcanzaron 74% frente a 86% de profesores y profesoras del sistema de educación abierta que señalalaron sí tener esa experiencia.

Experiencia previa del profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta en educación a distancia

Figura 5. Experiencia previa del profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta en educación a distancia. Crédito: elaboración propia.

Uno de los aspectos que más destacan en los tres sistemas, por la consistencia de los datos, es lo que respecta al tiempo y dedicación al trabajo docente que el profesorado reporta. En él, el sistema parece que no es determinante, ya que en los tres casos, los y las docentes opinan que el trabajo y tiempo que le dedican a las actividades aumentó durante la pandemia (ver figura 6).

Tiempo y trabajo que el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta dedica a sus actividades docentes

Figura 6. Tiempo y trabajo que el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta dedica a sus actividades docentes. Crédito: elaboración propia

Estrategias aplicadas por el profesorado y el estudiantado durante la pandemia

Acerca del tipo de estrategias educativas que el profesorado ha implementado durante la pandemia, los profesores y profesoras del sistema escolarizado presencial han llevado a cabo en mayor proporción las distintas estrategias contempladas en el reactivo (ver figura 7).

Estrategias educativas empleadas por el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta durante la pandemia

Figura 7. Estrategias educativas empleadas por el profesorado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta durante la pandemia. Crédito: elaboración propia.

Destaca que las estrategias de flexibilizar la planificación y evaluación de la clase, incorporar distintas tecnologías y recursos digitales y audiovisuales, replantear la evaluación, vincular de manera más activa a los estudiantes, así como reformular e integrar contenidos de clase son empleadas por más de la mitad del profesorado de los tres sistemas. También sobresale que, respecto a la incorporación de tecnologías, no sean los y las docentes del sistema de educación a distancia quienes lo encabecen.

Lo anterior puede explicarse debido al tamaño de la muestra, o porque el reactivo plantea los cambios que docentes hicieron a raíz de la pandemia. A pesar de ello se observa que quienes proporcionalmente mencionaron en menor medida la incorporación de tecnologías sea el profesorado de educación abierta. Otra posible hipótesis es que, dado que el sistema a distancia cuenta con Moodle, con un diseño instruccional para todos los profesores, a pesar de las ventajas que pudiera representar, una plataforma fija también pudiera impedir la flexibilidad, curiosidad e intento por probar, conocer e implementar mayor diversidad de tecnologías para el aprendizaje que las que se ofrecen para la educación a distancia en la UNAM.

Por último, las estrategias que son menos empleadas por los profesores y profesoras de los tres sistemas son las mismas en todos los casos: llevar un registro de mis actividades docentes, apoyarse en otros profesores para planificar actividades y realizar prácticas con uso de simuladores.

En cuanto a las estrategias de los estudiantes, un aspecto que puede arrojar diferentes pistas respecto a ellos, así como al modelo educativo de los sistemas, es el que tiene que ver con sus hábitos o estrategias de estudio. Si bien se podría decir que las respuestas que dieron a esta pregunta están atravesadas por la pandemia, no deja de llamar la atención que sea el estudiantado de educación abierta y educación a distancia el que refiera el investigar los temas de la clase por su cuenta con mayor frecuencia que el que lo hace el estudiantado del sistema escolarizado presencial (ver tabla 3). De igual manera ocurre con otras estrategias que se pueden asociar con hábitos de estudio y autogestión que están más presentes en el estudiantado de estos sistemas que en las y los estudiantes del sistema escolarizado presencial, entre ellos se encuentran asignar espacios y horarios específicos para el estudio y consultar videos tutoriales en plataformas como YouTube. Llama la atención que mientras el estudiantado de educación escolarizada presencial reporta pedir asesoría a algún compañero(a) con mayor frecuencia que el resto de las y los estudiantes, el estudiantado de los sistemas de universidad abierta y el sistema de educación a distancia solicita con mayor frecuencia asesoría personal a sus profesores(as).

Tabla 3. Estrategias aplicadas por el estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta para su estudio


Estrategias aplicadas por el estudiantado de educación a distancia, educación escolarizada presencial y educación abierta para su estudio

Crédito: elaboración propia.

Percepción del Programa de Apoyo al Ingreso (PAI)

El Programa de Apoyo al Ingreso (PAI) es una estrategia de inducción al sistema de educación a distancia que el estudiantado de primer ingreso requiere cursar con el fin de adaptarse a esta modalidad de estudio.

En el contexto del levantamiento de la encuesta se consideró preguntar su opinión al estudiantado de este sistema acerca de la utilidad que considera ha tenido este programa para apoyar sus estudios en la modalidad a distancia. De esta manera la pregunta que se planteó fue: Al cursar el PAI, pude desarrollar habilidades y conocimientos básicos para desempeñarme eficazmente en las actividades que conforman la carrera bajo la modalidad en línea y a distancia (ver figura 8).

Percepción del estudiantado de educación a distancia del Programa de Apoyo al Ingreso (PAI).

Figura 8. Percepción del estudiantado de educación a distancia del Programa de Apoyo al Ingreso (PAI). Crédito: elaboración propia.

Acerca de los resultados, si bien la mayoría considera que el PAI le ha sido de utilidad, el porcentaje que se encuentra en el nivel de mayor acuerdo no alcanza 50%. Y si se suma el nivel 4, la proporción de quienes consideran que ha contribuido al desarrollo eficaz de sus habilidades y conocimientos para estudiar en el sistema de educación escolarizado presencial suma 62%. También sobresale que casi una cuarta parte se encuentra en el nivel 3 de la escala, que podría reflejar una postura neutral, lo que sugiere que es necesario profundizar en la indagación del impacto y beneficios de este programa de inducción para los estudiantes de los sistemas abierto y a distancia en la UNAM.

Discusión y conclusiones

Los resultados que aquí se presentan son una primera aproximación que permite comprender las diferencias y similitudes que existen en el profesorado y estudiantado a partir del sistema al que pertenecen. Entre la información más destacada que se obtuvo está el hecho de que existe una percepción en oposición entre docentes y estudiantes de los efectos que la contingencia ha tenido acerca de la enseñanza y el aprendizaje, de manera independiente al sistema del que se trate. Al respecto, y como mera hipótesis, parece que las y los profesores tienen concepciones en torno a la educación y las tecnologías que podrían estar predisponiéndolos a cierto nivel de escepticismo hacia un modelo de educación basado en el uso de tecnologías digitales.

Esto es preocupante, en especial en el sistema de educación a distancia, pues, aunque son minoritarios quienes tienen estas concepciones, el porcentaje hipotéticamente tendría que ser nulo, pero a la vez habla de la necesidad de fortalecer el sentido, identidad y misión de los sistemas de educación abierta y a distancia. Es importante seguir analizando en donde se anclan estas concepciones que manifiestan profesores, profesoras y estudiantes acerca de la tecnología. Si bien se sabe que la incorporación de tecnologías ayuda a desmontar las creencias acerca de ellas, también se sabe que dicho cambio sólo es posible cuando existe disposición y una concepción de la educación más afín a un enfoque constructivista (Huang et al., 2020; Ertmer et al., 2012).

Por otra parte, de acuerdo con lo reportado por docentes y estudiantes, se destacan los siguientes resultados:

  • Durante la pandemia hubo un incremento en el tiempo y trabajo que dedican a sus actividades docentes y de estudio.
  • Uno de cada dos profesores tenía experiencia previa trabajando en educación a distancia.
  • El estudiantado del SUAyED es quien proporcionalmente menciona que investiga los temas de la clase por su cuenta.
  • En el caso del estudiantado del sistema de educación a distancia que ha cursado el PAI, su opinión es mayoritariamente positiva acerca del programa.
  • Aunque las y los profesores han ajustado su práctica a la nueva realidad, los estudiantes prefieren consultar otras fuentes como YouTube antes que solicitar apoyo a sus profesores. Sin embargo, el porcentaje de quienes consultan con sus profesores es mayor entre estudiantes de SUAyED.
  • El profesorado del sistema escolarizado presencial fue el que proporcionalmente incorporó distintas estrategias para ajustar su enseñanza durante la pandemia. Sin embargo, esto no quiere decir que el profesorado de educación abierta y educación a distancia no hayan ajustado su práctica o bien que de manera previa hayan incorporado las estrategias referidas en sus clases. Es decir, las y los profesores estos sistemas sí ajustaron sus prácticas en relación con las estrategias, aunque en menor proporción que el profesorado que trabaja en escolarizado presencial.

Con los resultados obtenidos y para dar respuesta a la pregunta del artículo, se puede decir que la pandemia tuvo una afectación no sólo en el sistema de educación escolarizado presencial, también en el SUAyED, entendido como sistemas diferenciados y bajo una gestión conjunta. A partir de esto se vuelve importante plantear la conveniencia de llevar a cabo una reflexión profunda para aprender de lo que ocurrió en el conjunto del sistema de la UNAM, y en especial para plantear una transformación del propio SUAyED, que entre otros propósitos desmonte los estigmas que hay en torno a los dos sistemas que lo componen y que, como se puede ver en los resultados, presenta diferencias a partir de las percepciones, experiencias y opiniones de quienes conforman cada uno de ellos.

Así y a manera de conclusión, se plantean las siguientes preguntas con el objetivo de ampliar la agenda de investigación, como para proponer pistas que permitan trazar caminos para un cambio del SUAyED, así como del conjunto del sistema de educación superior de la Universidad:

  • ¿De qué manera el estudiantado y profesorado del SUAyED han vivido estos dos años que lleva la pandemia?
  • ¿Cuáles han sido los efectos en su vida académica y cómo esto se relaciona con el perfil de quienes cursan este sistema?
  • ¿Qué oportunidades ofrece la pandemia y los procesos pedagógicos que se están derivando de ella para una transformación del SUAyED?
  • ¿Cómo puede contribuir el SUAyED desde su experiencia a los sistemas presenciales que viven la educación remota y cómo se puede favorecer una transformación hacia una intermodalidad de éstos?
  • ¿Qué se necesita mejorar, qué se necesita cambiar, qué es necesario mantener?
  • ¿Cuáles son las necesidades de inducción a los sistemas abiertos y a distancia y qué impacto tienen estos programas?
  • ¿Qué investigaciones hay que profundizar para diseñar un proceso de mejora, con base en evidencias, del conjunto de sistemas de educación de la UNAM?

Referencias

  • Amador Bautista, R. (2012). 40 años del Sistema Universidad Abierta de la UNAM. Crónica histórica. Perfiles Educativos, 34(137), 194-212. https://www.redalyc.org/pdf/132/13223062012.pdf
  • Aristeidou, M., y Cross, S. (2021). Disrupted distance learning: the impact of Covid-19 on study habits of distance learning university students. Open Learning: The Journal of Open, Distance and e-Learning, 36(3), 263-282. https://doi.org/10.1080/02680513.2021.1973400
  • Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). (2019). Anuario de Educación Superior 2018-2019. https://cutt.ly/gMzJzrY
  • Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). (2021). Anuario de Educación Superior 2020-2021. https://cutt.ly/1MzJWsW
  • Bosco Hernández, M. D., y Barrón Soto, H. S. (2008). La educación a distancia en México: narrativa de una historia silenciosa. SUA; FFyL; UNAM. https://cutt.ly/NMzJPrP
  • Bryman, A. (2012). Social Research Methods. Oxford University Press.
  • Cervantes-Pérez, F., Vadillo, G., Bucio, J., y Herrera, A. (2019). Characterizing UNAM’s Open Education System Using the OOFAT Model. International Review of Research in Open and Distributed Learning, 20(4), 212-230. https://doi.org/10.19173/irrodl.v20i3.4108
  • Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED). (2013). Modelo educativo del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia. https://cuaieed.unam.mx/documentos/Modelo_SUAyED.pdf
  • De Agüero, S. M., Benavides, L. M., Manzano P. A., y Sánchez M. M. (2021). Entre la desigualdad y la oportunidad: seguimiento a los retos educativos para la docencia durante la pandemia en la UNAM. Entreciencias: Diálogos en la Sociedad del Conocimiento, 9(23) ,1-12. http://dx.doi.org/10.22201/enesl.20078064e.2021.23.79212
  • Ertmer, P. A., Ottenbreit-Leftwich, A. T., Sadik, O., Sendurur, E., y Sendurur, P. (2012). Teacher beliefs and technology integration practices: A critical relationship. Computers & education, 59(2), 423-435. https://doi.org/10.1016/j.compedu.2012.02.001
  • Gaceta UNAM. (1972, 26 de febrero). Sistema Universidad Abierta de la UNAM [Número Extraordinario]. https://cutt.ly/WMzJV8Z
  • Gaceta UNAM. (2009a, 1 de septiembre). Estatuto del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia. https://cutt.ly/eMzKaGf
  • Gaceta UNAM. (2009b, 1 de septiembre). Reglamento del del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia. https://cuaieed.unam.mx/descargas/Reglamento-del-Estatuto-SUAyED.pdf
  • García Aretio, L. (2001). La educación a distancia. Editorial Ariel Educación.
  • García Aretio, L. (2021). COVID-19 y educación a distancia digital: preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia (RIED), 24(1), 09-32. https://doi.org/10.5944/ried.24.1.28080
  • Güereca Torres, R. (2017). Las profesoras del SUAyED: avatares de la profesión académica en un sistema emergente. En A. Sánchez Olvera (Coord.), Entramados de la profesión académica y el género. Un estudio de caso en la FES Acatlán, UNAM (pp. 291-332). UNAM-DGAPA-FES Acatlán; Juan Pablos.
  • Huang, F., Sánchez-Prieto, J. C., Teo, T., García-Peñalvo, F. J., Sánchez, E. M. T., y Zhao, C. (2020). The influence of university students’ learning beliefs on their intentions to use mobile technologies in learning: a study in China and Spain. Educational Technology Research and Development, 68(6), 3547-3565. https://doi.org/10.1007/s11423-020-09806-0
  • Moreno Castañeda, M. (2015). La Educación Superior a Distancia en México. Una propuesta para su análisis histórico. En J. Zubieta García y C. Rama Vitale (Coords.), La Educación a Distancia en México: Una nueva realidad universitaria (pp.3-16). CUAED-UNAM; Virtual Educa. https://cutt.ly/ZMzLI9U
  • Onwuagboke, B. B. C., Nzeako, R.C., y Enwereuzoh, N. M. (2022). Students Perception of the Use of Technologies for Learning in National Open University of Nigeria (NOUN) Distance Education Programme.International Journal of Innovative Information Systems & Technology Research, 10(1), 76-86. https://seahipaj.org/journals-ci/mar-2022/IJIISTR/full/IJIISTR-M-8-2022.pdf
  • Rojas-Moreno, I., y Navarrete-Cazales, Z. (2013). Incorporación de las TIC en la práctica docente del SUAyED-FFyL UNAM. En M. A. Navarro Leal y Z. Navarrete Cazales (Coords.), Comparar en educación. Diversidad de intereses, diversidad de enfoques (pp. 357-371). Sociedad Mexicana de Educación Comparada; Colegio de Tamaulipas.
  • Rojas-Moreno, I., y Navarrete-Cazales, Z. (2015). Dominio de las TIC en educación superior. El caso de los profesores del SUAyED FFyL UNAM. Revista Argentina de Educación Superior, 7(11), 50-72. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6528178
  • Pelletier, K., McCormack, M., Reeves, J., Robert, J., Arbino, N.Al-Freih,M., Dickson-Deane, C., Guevara, C., Koster L., Sánchez-Mendiola, M., Skallerup Bessette, L., y Stine, J. (2022). EDUCASE Horizon Report, Teaching and Learning Edition. https://cutt.ly/rMzZfNl
  • Pérez-Ornelas, M. I., y Martínez Montes de Oca, Y. A. (2017). Factores asociados al abandono educativo en el SUAyED: primer acercamiento [Memoria electrónica]. XIV Congreso Nacional de Investigación Educativa-COMIE, San Luis Potosí. https://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v14/doc/0433.pdf
  • Torres León, M., y López Enríquez, C. (2015). Modalidades, sistemas y opciones educativas en México, ¿es posible un acuerdo de bases conceptuales? En J. Zubieta García y C. Rama Vitale (Coords.), La Educación a Distancia en México: Una nueva realidad universitaria (pp.17-32). CUAED-UNAM; Virtual Educa. https://cutt.ly/NMzCrvN
  • Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). (2021). Numeralia de Estadística Universitaria 2020-2021. https://www.estadistica.unam.mx/numeralia/


Recepción: 05/08/2022. Aprobación: 23/09/2022.

Vol. 23, núm. 6 noviembre-diciembre 2022

El Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia de la UNAM: 50 años haciendo camino

Melchor Sánchez Mendiola Cita

Es un placer escribir estas líneas editoriales para presentar este número de la Revista Digital Universitaria, dedicado a la celebración de los 50 años del Sistema Universidad Abierta (sua) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), origen del actual Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia, el suayed. Los trabajos elaborados ex profeso para este número especial con motivo del 50 aniversario conforman un conjunto de experiencias, narrativas, investigaciones y anécdotas sobre el suayed en los diferentes contextos de nuestra Universidad, que constituyen una muestra de la titánica y compleja tarea que ha implicado el nacimiento, crecimiento y desarrollo de este Sistema pionero en México. El presente número de la revista representa la amplia variedad de visiones y perspectivas sobre el citado Sistema, que ha sido germen de una compleja red de personas, grupos de trabajo, entidades académicas y dependencias de la unam, que lograron crear y desarrollar un proyecto educativo innovador y disruptivo que se adelantó a su época.

El 50 aniversario del Sistema está revestido de un profundo significado histórico y un gran anecdotario de logros a nivel nacional e internacional. Este mismo año fuimos testigos de un merecido y cálido homenaje institucional al Dr. Pablo González Casanova, por sus 100 años de edad, en el que se mezclaron la nostalgia, el cariño, las memorias, el optimismo y el pensamiento crítico. El año pasado se conmemoraron los 50 años de la creación de la Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades (cch) de la unam, y este año los 50 años del sua, ahora suayed.

El H. Consejo Universitario de la unam, en su sesión ordinaria del 25 de febrero de 1972, aprobó la creación del Sistema Universidad Abierta (sua), siendo Rector de la unam el Dr. González Casanova. En el transcurso de las siguientes cinco décadas el Sistema ha crecido y se ha desarrollado de una manera impresionante, constituyéndose en un elemento fundamental de la Universidad. Cuando una organización cumple medio siglo es motivo de regocijo y celebración, aunque también de necesidad de reflexión, análisis e introspección sobre lo realizado y sobre lo que falta por hacer. Pensemos en todo el proceso que dio origen al sistema y su avance hasta la fecha, vislumbremos el futuro con optimismo y visión de largo plazo, alegrémonos con nostalgia y emoción por lo logrado, por la descendencia del sistema, en este caso los graduados del mismo, y su influencia en múltiples escenarios de la sociedad.

Con la lente del tiempo y la experiencia, es difícil imaginar la cantidad y magnitud de retos que enfrentó el Dr. González Casanova en el contexto de hace 50 años en nuestro país, para iniciar algo tan innovador y presciente como el sua. Sirva esta oportunidad para expresar un profundo reconocimiento a don Pablo y el grupo de personas que participaron con él en la generación de la idea, filosofía, diseño e implementación de este ambicioso proyecto, para servir a aquellos sectores de la sociedad que más lo requerían. Es menester reconocer también a los líderes que han encabezado las dependencias que han tenido a su cargo la coordinación del sistema, los responsables de facultades y escuelas, los académicos, docentes y personal administrativo que han puesto lo mejor de sí para llegar al momento actual. No omito mencionar a los académicos universitarios que han tenido la diligencia e iniciativa de registrar la cronología histórica del sua en documentos académicos, particularmente la Dra. Rocío Amador Bautista, investigadora del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (iisue), y el Maestro Héctor Barrón Soto, académico de la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (cuaieed), entre muchos otros (Amador Bautista, 2012; Barrón Soto, 2022).

Hoy el suayed está integrado por 28 licenciaturas en modalidad abierta y 22 en modalidad a distancia. Cuenta con más de 40 mil estudiantes, que conforman cerca de 11% del total de estudiantes de la unam. Tiene más de 1500 docentes en la modalidad abierta y casi dos mil en la modalidad a distancia. La tendencia a una predominancia de estudiantes mujeres en el sistema se ha mantenido, en 2021 ya era 54%. Por primera vez en la historia del sistema, el número de estudiantes en cada modalidad, abierta y a distancia, es prácticamente idéntico. Esto contrasta con el año 2020, en que la proporción era 60% en la modalidad abierta y casi 40% en la modalidad a distancia.

En los años de la pandemia la matrícula de educación a distancia en nuestro sistema aumentó aproximadamente 25%, mientras que la de educación abierta disminuyó en 10%. Las explicaciones de estas tendencias están insertas en los efectos de la pandemia y la percepción social de las ventajas de la educación a distancia. En los últimos años se han realizado diversas evaluaciones del Sistema, que nos está sirviendo como un mapa de ruta para proponer y realizar mejoras al mismo, a corto y mediano plazo, y así continuar en la ruta ascendente de la excelencia académica. En este orden de ideas, invitamos a nuestros amables lectores a utilizar el recurso digital del Observatorio de Datos del suayed, en donde a través de la herramienta tecnológica de visualización de datos Tableau, se pueden consultar de manera abierta al público diversos datos y combinaciones de los mismos, para profundizar en los cambios que ha vivido el sistema en términos de sus estudiantes, las carreras y modalidades disponibles, así como sus entidades académicas (Moreno Salinas, 2022).

Combinar la vida con el aprendizaje formal del sistema abierto y a distancia es una valiosa oportunidad. Cada modalidad tiene sus ventajas y sus retos, pero creo firmemente que la llamada educación no presencial, a distancia o remota no tiene nada de lejana, distante, ni de ausencia de presencia, siempre y cuando se haga bien y con profesionalismo. Parafraseando a nuestra colega Linda Harasim, de Canadá: en educación en línea no sólo se conocen los rostros de los estudiantes, sino también sus mentes. El aprendizaje a distancia requiere una planeación e implementación cuidadosos, lo que lo hace diferente de la educación remota de emergencia que vivimos al inicio de la pandemia. Ahora debemos realizar una educación genuina, más deliberada y reflexiva, más balanceada en sus componentes sincrónicos y asincrónicos, más participativa con el involucramiento del estudiantado. Las carreras abiertas y a distancia permiten combinar lo mejor de los dos mundos, manteniendo los pies firmes en la realidad personal, familiar y, en algunos casos, laboral, mientras se construye un camino académico, manteniendo el componente humano tan esencial para que ocurra el aprendizaje verdadero.

El recurso fundamental del sistema, que es el profesorado de las modalidades abiertas y a distancia, tiene amplia y probada experiencia en éstas. Nuestros docentes son un grupo de héroes y heroínas que, de forma creativa y desinteresada, han sido el cimiento principal de la frase “la unam no se detiene”.

Muchos de los retos a los que se enfrentó el Sistema y la Universidad hace 50 años siguen vivos, e incluso algunos han aumentado. En México, de cada 100 estudiantes que inician en el sistema de educación básica, únicamente 39 ingresan a la educación superior y sólo 26 se gradúan. El conocido reto de la eficiencia terminal en educación abierta y a distancia, a nivel internacional y local, no ha sido resuelto a cabalidad, debemos continuar enfrentándolo con imaginación y asertividad. Los retos de cobertura, calidad variable, temas regulatorios y normativos, presupuestos limitados, la necesidad de reconocimiento y recompensa a la docencia, además de la gran brecha digital existente en nuestro país, exacerbada por la pandemia, persisten. Aprovechemos este aniversario para catapultarnos e intentar resolverlos en el corto plazo, en la medida de nuestras posibilidades e imaginación, utilizando nuestras principales armas, la investigación inter y transdisciplinaria en las ciencias y las humanidades, la difusión de la cultura, y la buena docencia.

La Universidad y sus comunidades debemos trabajar en la implementación y seguimiento de las diferentes modalidades. La evolución de la educación abierta y a distancia en el nuevo mundo de la ciencia abierta, recursos abiertos y datos abiertos, requiere consolidación en múltiples dimensiones: la cultural, la de formación docente y adquisición de nuevas habilidades, para así reforzar el regreso a lo básico de los principios pedagógicos y didácticos. La infraestructura tecnológica debe ir acompañada de la no menos importante literacidad digital. La educación superior no puede ser la misma después de la experiencia pandémica: docentes, autoridades, estudiantes y sus familias somos parte de la solución. Es fundamental trabajar de forma incluyente en un esfuerzo de transformación más sistémico, más humano y pedagógicamente sólido, enfocándonos en el desarrollo de los y las docentes, los y las estudiantes, promoviendo su bienestar, proporcionando infraestructura digital, tecnológica y de investigación, para crear un ambiente de aprendizaje integrado, cognitiva, social y emocionalmente sólido.

Los escenarios global y nacional en el corto y mediano plazo son complejos, y, aunque la pandemia ha disminuido, la amenaza de nuevas variantes continúa y el riesgo de subsecuentes sindemias aunadas al cambio climático presentan un impresionante panorama de desafíos para nuestra especie, por lo que se requieren personas y organizaciones que puedan adaptarse al cambio de manera ágil y dinámica. El suayed debe crecerse al reto y continuar en su misión de generar profesionales de alto nivel que contribuyan al desarrollo de nuestro país.

La historia está llena de bucles y refleja las acciones de cada uno de los y las actores determinantes de su tiempo. Revisando el discurso de toma de posesión como Rector en 1970, del Dr. González Casanova, no puedo dejar de maravillarme de cuán vigentes son sus ideas y reflexiones. La siguiente frase captura elementos fundamentales de la buena educación: “el verdadero profesor es aquel que sigue estudiando y el verdadero estudiante es aquel que también aprende a enseñar” (2014, p. 216-217). Invitamos a la audiencia de la Revista Digital Universitaria a acompañarnos en la aventura de explorar los artículos que integran los diferentes apartados de este número especial, aprovechemos las reflexiones que genere su lectura, y continuemos trabajando en el sinuoso camino de la educación superior y media superior, aprovechando al máximo lo construido por nuestros antecesores, aportando nuestros granos de arena para que el suayed continúe evolucionando, reflejando la esencia de la Universidad. ¡Enhorabuena al suayed!



Referencias



Vol. 23, núm. 6 noviembre-diciembre 2022

Un camino de 50 años del SUAyED, UNAM

Rocío Amador Bautista Cita

Resumen

El presente artículo tiene como objetivo integrar un compendio de la evolución del Sistema Universidad Abierta (sua, 1972-1996) y del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed, 1997-2022) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), durante nueve períodos de rectorados en cinco décadas. En este contexto histórico, se destaca la implantación e implementación de programas de estudio de bachillerato, profesionales, posgrado y educación continua en las modalidades de educación abierta, a distancia y mixta; y la transformación de los procesos de enseñanza y aprendizaje, con el uso de los medios audiovisuales y de comunicación de masas, tecnologías de información y comunicación, y redes y plataformas educativas.
Palabras clave: innovaciones tecnológicas, educación abierta, educación a distancia, redes educativas, plataformas educativas.

A path of 50 years of SUAyED, UNAM

Abstract

This article aims to integrate a compendium of the evolution of the Open University System (sua, 1972-1996) and the Open University and Distance Education System (suayed, 1997-2022) of the National Autonomous University of Mexico (unam), during nine periods of rectorates in five decades. In this historical context, the implantation and implementation of study programs for high school, professional, postgraduate and continuing education in the modalities of open, distance and mixed education stand out; as well as the transformation of teaching and learning processes, with the use of audiovisual and mass communication media, information and communication technologies, and educational networks and platforms.
Keywords: technological innovations, open education, distance education, educational networks, educational platforms.

Introducción

El 25 de febrero de 1972 en el período del Rector Pablo González Casanova, el H. Consejo Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) aprobó la creación del Sistema Universidad Abierta (sua), que tenía la misión de cumplir los ideales de la Revolución mexicana de transformar la universidad elitista del siglo xix en una universidad democrática en el siglo xx. Después, el 6 de febrero de 1997, en el período del Rector José Barnés de Castro (1997-1999), el H. Consejo Universitario aprobó la creación del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed), con la visión de extender la educación superior fuera de los recintos universitarios a nivel nacional e internacional, y configurar la universidad global del siglo xxi.

En las últimas tres décadas del siglo xx, como consecuencia de los movimientos estudiantiles de 1968 en México y el mundo, se produjeron transformaciones profundas en la organización de las universidades e instituciones de educación superior (ies), con el fin de atender las demandas de educación y trabajo de la creciente población de jóvenes. A partir de 1970, que fue declarado Año Internacional de la Educación, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (unesco), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (ocde) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (uit), entre otros miembros de la Organización de las Naciones Unidas (onu), impulsaron políticas, estrategias y acciones para promover un nuevo paradigma de educación superior sustentado en el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (ntic).

En 1998, la unesco organizó en París la Primera Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, en la que se emitió la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo xxi: Visión y Acción, y el documento sobre elDebate de lo Tradicional a lo Virtual: las Nuevas Tecnologías de la Información”, en los que se señalaron las controversias sobre los cambios estructurales en la sociedad, y, en particular, en los sectores de la educación y el trabajo. Además, el documento del “Debate” universalizó el concepto de universidad virtual, concebida como una metauniversidad, al igual que otros, como universidad global, universidad de internet, campus virtual, que han proliferado paulatinamente (unesco, 1998).

En el contexto histórico de cinco décadas, el sua y el suayed incorporaron innovaciones tecnológicas en tres dimensiones. La primera es la instalación de la infraestructura y equipamiento, herramientas y soportes analógicos, digitales y electrónicos; la segunda, la organización de las estructuras orgánicas, funciones y jerarquías académicas y administrativas de la Universidad; y la tercera, la implantación e implementación de métodos, estrategias y prácticas pedagógicas y didácticas de los procesos de enseñanza y aprendizaje, de los programas de estudio con base en la aplicación, adaptación y apropiación de las tecnologías de información y comunicación.

Sistema Universidad Abierta (SUA, 1972-1996)

Durante el período de Pablo González Casanova, el Consejo Universitario de la unam aprobó el Estatuto del Sistema Universidad Abierta (1972), que estableció la estructura orgánica, funciones y jerarquías del sistema; y se inició el desarrollo institucional del sua con la incorporación de nueve facultades y escuelas. Asimismo, se plantearon los principios, medios y fines de los ideales democráticos y humanistas de la unam, y se construyeron los puentes para la vinculación nacional y la expansión internacional con diferentes instituciones y sectores sociales, más allá del campus universitario (unam,1972).

Pablo González Casanova

Durante los dos períodos del Rector Guillermo Soberón Acevedo (1973-1980) se creó la Coordinación del Sistema Universidad Abierta (csua, 1973). El primer titular a cargo fue Augusto Moreno Moreno, y en la csua se implementaron 17 planes y programas de estudio profesionales de nueve divisiones del suayed.1

Guillermo Soberón Acevedo

También se creó el Centro de Investigaciones y Servicios Educativos (cise), se impulsaron programas de formación y actualización de los docentes con cursos, seminarios y talleres para la adecuación de los métodos y las estrategias pedagógicas y didácticas en la modalidad de enseñanza abierta de las disciplinas; y la capacitación para el manejo instrumental y la producción de los materiales audiovisuales especializados. El modelo de enseñanza y aprendizaje del sua se puso en marcha con base en el diálogo cara a cara entre docentes y estudiantes, asesorías telefónicas, guías de estudio impresas elaboradas exprofeso, diapositivas, diaporamas, fotografías y videos, y el uso de los medios de comunicación como el cine, la radio y la televisión. También se llevaron a cabo los primeros convenios de colaboración con universidades e instituciones nacionales y de América Central.

Con el Rector Octavio Rivero Serrano (1981-1984) la Coordinación del Sistema Universidad Abierta (csua) estableció los criterios para la producción y publicación de guías de estudio impresas. De igual manera, se fomentó la traducción de textos de materiales didácticos, la edición de folletos informativos de los programas de estudio. El apoyo técnico audiovisual se llevó a cabo con diapositivas, diaporamas, videos y películas, para las diferentes licenciaturas del sistema.

Octavio Rivero Serrano

Jorge Carpizo MacGregor (1985-1988) incorporó equipos de cómputo para fortalecer los procesos de producción, reproducción y almacenamiento de materiales educativos. Durante su rectorado, el csua impulsó programas para la superación académica del personal docente y cursos de complementación académica, asesoría para el diseño didáctico de materiales de autoaprendizaje impresos y audiovisuales, publicaciones de apoyo a los programas de estudio y a la titulación, y la organización de eventos académicos. Asimismo, fortaleció la producción de materiales educativos de textos, imágenes, audio y video en soportes analógicos y digitales, de registro de voces, sonidos, fotografías y películas en casetes, videocasetes y videodiscos-interactivos, entre otros. En 1985 el gobierno federal puso en operaciones el primer sistema de telecomunicaciones vía satélite al servicio de la educación superior, y en 1986 se formó la Comisión de Educación Continua de la unam.

Jorge Carpizo

Crédito: Instituto de Investigaciones Jurídicas.

En los dos períodos del Rector José Sarukhán Kermez (1989-1996) el sua se fortaleció con el desarrollo de los sistemas de telecomunicaciones vía satélite, por cable y microondas, instalados por el gobierno federal, para proporcionar servicios de telefonía e internet, ampliar la cobertura y diversificar los programas de educación superior y la formación continua a distancia a diversos sectores sociales. En 1992 la unam inauguró la Red Integral de Telecomunicaciones (rit-unam o red-unam), conformada por redes integrales de voz, datos e imagen, para la interconexión de computadoras entre entidades académicas y dependencias del campus universitario y del país. El sua promovió la interacción dialógica entre docentes y estudiantes a través del teléfono, correo electrónico, fax, teletexto, videotexto, audioconferencias y videoconferencias interactivas. Asimismo, posibilitó el acceso a bibliotecas, acervos bibliográficos y hemerográficos, y bancos de datos e imágenes de instituciones públicas y privadas del país y el extranjero.

José Sarukhán Kermez

Crédito: Fundación UNAM.

Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED)

En 1997 durante el período del Rector José Barnés de Castro (1997-1999) se propuso la creación del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed) y la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (cuaed); su primer titular fue Jorge Fernández Varela Loyola. La visión de la cuaed fue la de impulsar un nuevo paradigma de educación superior, sustentado en el desarrollo y la convergencia de redes de telecomunicaciones y sistemas informáticos; así como apoyar la formación docente en metodologías de la modalidad de educación a distancia, y la capacitación en el uso de herramientas de internet y videoconferencias.

José Barnés de Castro

Crédito: Patronato de la Facultad de Química.

En ese año se iniciaron los trabajos de transformación del sua con el Programa Universitario de Educación en Línea (puel, 1997) y el Plan Estratégico para la Transformación del Sistema Universidad Abierta (1998), para fortalecer el desarrollo del suayed. De igual manera, se estableció la normatividad para el uso educativo de los medios para la educación a distancia y el diseño de los protocolos correspondientes, con la participación del cise, la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico (dgsca) y tv-unam.

En 1997-1998, la unam estableció los primeros enlaces vía satélite e internet para realizar actividades de educación continua en la Escuela Permanente de Extensión en San Antonio (epesa), Texas, y en la Escuela de Extensión en Hull, Quebec (eseca). Durante este período, la cuaed firmó numerosos convenios de colaboración con universidades nacionales, instituciones gubernamentales y descentralizadas, empresas públicas y privadas, y asociaciones y organismos latinoamericanos y europeos.

En el umbral del siglo xx, durante los dos períodos del Rector Juan Ramón de la Fuente Ramírez (2000-2007), se expandieron las redes informáticas y digitales. Se promovió el Programa Fortalecimiento y Expansión de la Educación Abierta y a Distancia (2000), y el Programa de Desarrollo y Expansión de Infraestructura Tecnológica para Entidades Académicas (2006). Asimismo, se creó el Centro de Alta Tecnología de Educación a Distancia (cated, 2003) y la Red de Centros de Educación Continua, Abierta y a Distancia (cecad, 2004), para fortalecer la ampliación de la cobertura de los programas de estudio profesionales de facultades y escuelas.

Juan Ramón de la Fuente

Crédito: Eneas de Troya, Wikimedia Commons.

El suayed se fortaleció con la instalación de la infraestructura civil y los servidores para la red Internet2 de voz, datos, audio y video; equipos de cómputo y de videoconferencias interactivas, para promover la comunicación entre docentes y estudiantes, con la puesta en línea de las asignaturas de los programas de estudio profesionales, y la producción y distribución de materiales didácticos vía Internet.

El 23 de septiembre de 2004 la unam firmó un convenio de colaboración con 30 ies para la creación del consorcio del Espacio Común de Educación Superior (ecoes), con el propósito de compartir programas de educación a distancia, una red de bibliotecas digitales y herramientas electrónicas. Además, el 17 abril de 2007 se firmó el convenio de colaboración para la puesta en marcha del Espacio Común de Educación Superior a Distancia (ecoesad) con siete universidades del país, con la finalidad de difundir programas de bachillerato, licenciaturas, posgrados y educación continua, con el uso de plataformas educativas virtuales, softwares educativos, repositorios de materiales y recursos educativos, bibliotecas electrónicas y libros digitales, y herramientas de intercomunicación como el correo electrónico, chats, foros de discusión, entre otros. También, durante este rectorado se crearon los programas de Maestría en Educación Media Superior (madems, 2004) y el Bachillerato a Distancia (B@unam, 2007), cuyo objetivo era atender a migrantes mexicanos e hispanoparlantes radicados en Estados Unidos y Canadá, y otros países.

Durante los dos periodos de gestión del Rector José Ramón Narro Robles (2007-2015), el suayed se fortaleció con el Programa Infraestructura Tecnológica para Entidades Académicas (2008) y el Programa de Capacitación del Personal Técnico de Facultades y Escuelas (2008). En 2013 se creó el Sistema Institucional de Tutoría de Bachillerato y Licenciatura en los sistemas presencial, abierto y a distancia, para apoyar a la integración y formación de docentes y alumnos con equidad de género, con métodos y tecnologías adecuadas para un mejor desempeño académico. Con este propósito se implementaron programas de formación y capacitación de docentes de la Escuela Nacional Preparatoria (enp) y del Colegio de Ciencias y Humanidades (cch), y facultades y escuelas, para la aplicación didáctica de las redes sociales, la edición de video, sonido e imagen y el uso didáctico de las tabletas electrónicas.

José Ramón Narro Robles

Crédito: Secretaría de Cultura Ciudad de México, Wikimedia Commnons.

En este mismo período, el suayed se fortaleció con la instalación del gobierno federal de la Red Nacional de Impulso de la Banda Ancha (Red niba), para ofrecer servicios de conectividad, para instituciones públicas de educación e investigación en 40 ciudades metropolitanas. Además, por un lado, la vinculación nacional se impulsó con la firma de convenios de colaboración con universidades e instituciones gubernamentales. Por el otro, la expansión internacional creció con el trabajo conjunto de la Secretaría de Relaciones Exteriores (ser), el Instituto Nacional de Migración (inm) y la Secretaría de Gobernación, a través de las 51 embajadas y consulados de México en el extranjero, para difundir el programa entre la población de migrantes hispanoparlantes residentes en el extranjero.

Posteriormente, en los dos rectorados de Enrique Luis Graue Wiechers (2015-2022) la cuaed elaboró la Propuesta de Fortalecimiento para el suayed, visión prospectiva para los años 2020, 2025 y 2030, y puso en marcha diversos programas en plataformas educativas de apoyo al ingreso, formación propedéutica, tutoría entre pares, permanencia y egreso de estudiantes. Otro logro importante es el Programa Ambiente Virtual de Idiomas (avi) del idioma inglés. Asimismo, la cuaed implementó programas de formación, actualización y capacitación de docentes de apoyo a la docencia, y el Laboratorio de Innovaciones Didácticas para la actualización de materiales y recursos educativos.

Enrique Luis Graue Wiechers

Crédito: Presidencia de la República, Wikimedia Commnons.

Los programas de apoyo a docentes y estudiantes del suayed se fortalecieron con el uso de la plataforma Moodle, el Sistema de Aulas Virtuales y Ambientes Educativos, para asegurar la conectividad y la interactividad entre comunidades de aprendizaje entre pares; el desarrollo de los Cursos Masivos Abiertos en Línea (mooc, del inglés Massive Open Online Courses), y materiales didácticos en audio y video, disponibles en el portal Media Campus para las comunidades universitarias y el público en general.

El SUAyED durante la pandemia

Al iniciar el año 2020 emergió una problemática de salud mundial provocada por la pandemia de la covid-19 que afectó todas las actividades humanas, y tuvo gran impacto en la vida académica de las universidades a escala planetaria. Con el lema “La unam no se detiene” se dio continuidad a las actividades académicas y administrativas vía remota. La difusión de la información se realizó a través del sitio web Coronavirus, de la Comisión Universitaria para la atención de la Emergencia, micrositios web de atención psiquiátrica, psicológica, psicosocial y jurídica. Además, en lo educativo, las páginas de facultades y escuelas facilitaron sus programas de estudio, bibliotecas, hemerotecas y acervos científicos y culturales, se establecieron más de 20 mil aulas virtuales, y se hizo uso de plataformas educativas y redes sociales digitales como Facebook, Twitter, YouTube (unam, 2020).

Sin embargo, la pandemia evidenció de manera contundente problemas sociales, económicos y de salud, preexistentes y emergentes, de docentes y estudiantes por la asimetría de condiciones de habitabilidad, la falta de equipamiento y conectividad en los hogares para acceder a las sesiones remotas de educación en línea; y la escasez de empleo y salarios en las familias que incrementaron las condiciones de vulnerabilidad de un sector de la comunidad universitaria. En consecuencia, la unam emprendió acciones para contribuir a la solución de las problemáticas, con 12 mil becas de conectividad y datos para el acceso a internet, y 25 mil tabletas y computadoras para préstamo a domicilio a docentes y alumnos de escasos recursos económicos.

En este contexto, el 11 de junio de 2020, la cuaed y la Coordinación de Desarrollo Educativo e Innovación Curricular (codeic) se transformaron en la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (cuaieed), a cargo de Melchor Sánchez Mendiola (2020-2022). Ésta coordinó la infraestructura tecnológica y equipamiento de cómputo al servicio de la comunidad universitaria, a través de la Redunam con computadoras conectadas a internet, la Red Inalámbrica Universitaria (riu) para equipos portátiles, la Red Universitaria de Aprendizaje (rua) y la Red Nacional de Videoconferencia Interactiva (rnvi). El Campus Virtual de Aulas Virtuales y los mooc contribuyeron a dar continuidad de las actividades de docencia, investigación, difusión y extensión, a través de plataformas educativas como Zoom, Blackboard Collaborate, Webex y Moodle, entre otras; así como las redes sociales de Facebook, YouTube e Instagram.

El 24 de agosto de 2022 el Consejo Universitario en su sesión ordinaria aprobó las modificaciones al Estatuto del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia y el Reglamento del Estatuto del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia, publicados en la Gaceta unam el 1 de septiembre. Con ello, el suayed incorporó la creación de la cuaieed a la estructura orgánica de la Universidad. (unam, 2022a), y se establecieron las normas jurídicas de operación de los programas de estudio de bachillerato, licenciatura y posgrado a distancia. (unam, 2022b).

En el ciclo escolar 2021-2022 el suayed atendió una población de 43 mil alumnos inscritos en el Bachillerato en la modalidad a distancia (en línea), en 28 Licenciaturas en la modalidad abierta (semipresencial), 22 Licenciaturas en la modalidad a distancia (en línea), y dos Maestrías en la modalidad a distancia (en línea) de 14 facultades y escuelas, incluyendo algunas ubicadas en Estados Unidos y Canadá.

Epílogo

En las últimas dos décadas, el suayed ha enfrentado el reto del nuevo paradigma de la educación superior con programas de formación, actualización y capacitación docente para promover el desarrollo autónomo de capacidades, competencias y habilidades de profesores y estudiantes para la construcción del conocimiento científico y técnico con el acceso a plataformas, redes y herramientas digitales y electrónicas. Este modelo de autoaprendizaje ha implicado el diseño de materiales didácticos digitales con nuevas narrativas metodológicas, estratégicas y prácticas de enseñanza y evaluación desde perspectivas interdisciplinarias. Sin embargo, la construcción del conocimiento científico es un hecho cultural y social y en consecuencia las personas aprenden en comunidad.

Durante nueve rectorados en la unam, la legislación universitaria del entonces sua y ahora suayed ha sido el fundamento jurídico para la toma de decisiones políticas, académicas y administrativas del desarrollo institucional, la vinculación nacional y la expansión internacional. Con estos propósitos se han firmado convenios de colaboración para implantar los programas de estudio en universidades e instituciones públicas de educación superior de México, América del Norte, Centro y Sur del continente. Asimismo, se han establecido convenios de colaboración intersectoriales, para impulsar proyectos estratégicos con instituciones gubernamentales, empresas públicas y privadas, confederaciones y sindicatos de trabajadores nacionales, y con asociaciones y organismos regionales.

En este sentido, me gustaría resaltar que el valor fundamental del suayed ha sido su función social con la implantación de programas en zonas urbanas, suburbanas y rurales de la Ciudad de México, Estados, ciudades y municipios; y en comunidades de pueblos originarios del país, la mayoría bilingües de lengua indígena y español. De igual manera es de suma importancia el apoyo que ha implicado el suayed para migrantes mexicanos e hispanoparlantes, más allá de las fronteras de México, en Estados Unidos, Canadá y más de 40 países, para universalizar el acceso a la educación universitaria de mujeres y hombres que, con grandes esfuerzos de estudio y trabajo han logrado construir proyectos de vida digna.

Referencias



Recepción: 03/10/2021. Aprobación: 25/10/2022.

Vol. 23, núm. 6 noviembre-diciembre 2022

Habilidades del futuro para los estudiantes del SUAyED

Myrna Hernández Gutiérrez y Larisa Enríquez Vázquez Cita

Resumen

Los entornos de aprendizaje y las áreas de desarrollo profesional han cambiado a lo largo de los últimos años de una manera vertiginosa, en especial debido a la pandemia de la covid-19. Esto ha planteado la necesidad de revisar la formación de los nuevos profesionistas, de manera que respondan a la par de los cambios continuos del contexto. El presente trabajo comparte el estudio que se ha realizado desde la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), apoyándose en la propuesta del grupo de investigación Next skills, de Alemania, para generar un programa de apoyo al aprendizaje vigente y pertinente, basado en el desarrollo de habilidades para aprender.
Palabras clave: habilidades, aprendizaje a distancia, competencias para aprender, educación a distancia, literacidad digital.

Skills for the future in students at SUAyED

Abstract

Learning environments and areas of professional development have changed rapidly in recent years, especially due to the covid-19 pandemic. This has raised the need to review the training of new professionals, so that they respond to the continuous changes in the context. The present work shares the study that has been carried out from the Coordination of the Open University, Educational Innovation and Distance Education of the National Autonomous University of Mexico (unam), based on the proposal of the Next skills research group, from Germany, to generate a current and relevant learning support program, based on the development of learning skills.
Keywords: skills, distance learning, learning skills, distance education, digital literacy.

Introducción

Existen diversos autores que han señalado que, en el marco de los cambios que la sociedad ha vivido, en particular el de la emergencia sanitaria debido a la covid-19, es necesario desarrollar habilidades que faciliten el aprendizaje, la convivencia y el desempeño en un mundo cada vez más complejo (Lion, 2020; Pölönen, 2021). Algunos las han llamado habilidades suaves, habilidades transversales o habilidades del siglo xxi; y otros más, como Ehlers, las habilidades del futuro (2019).

La propuesta de Ehlers parte de una investigación para formar a los estudiantes universitarios, no con base en la transferencia del conocimiento para desempeñar un trabajo específico, sino para dotarlos de habilidades que les permitan lidiar con situaciones imprevistas y complejas:

Las habilidades del futuro son competencias que permiten que los individuos resuelvan problemas complejos en contextos emergentes, de una manera auto-organizada y exitosa. Se apoyan en recursos cognitivos, motivacionales, de voluntad y sociales (Ehlers, 2020, p. 53).

Si bien Ehlers ha trabajado en el modelo de habilidades desde antes de la pandemia, la situación de emergencia que se vivió en el 2020 puso de manifiesto esas situaciones desconocidas a los que nos podemos enfrentar y que exigen de las personas un conjunto de habilidades emocionales, cognitivas, metacognitivas y sociales, para aprender y desenvolverse en ese entorno incierto.

El modelo de la triple hélice

El modelo de triple hélice, propuesto por (Ehlers, 2020), identifica tres áreas de competencias que son importantes para la definición de habilidades del futuro: la personal, la del entorno y la del objeto de estudio. Cada una de estas áreas está transformándose, lo que implica una nueva manera de relacionarse entre ellas. A continuación se describen las tres áreas.

Área personal: de lo estandarizado a lo auto-organizado

Hoy en día las personas cambian de tipo de trabajo con mayor frecuencia que en otras décadas e, incluso, deben aprender a realizar otras actividades y tareas que probablemente no habían considerado al iniciar sus estudios profesionales. En este sentido, las personas ejercen un mayor autocontrol con respecto a sus trayectorias profesionales y laborales, en las que reconstruyen habilidades para los nuevos requerimientos internos dentro de los procesos de trabajo. Esto sugiere un cambio, con menos estructuras rígidas de trabajo y estudio predeterminadas, y más autodeterminación que ayude a ejercer, de manera auto-organizada, cambios personales para el aprendizaje y el trabajo.

Área del objeto de estudio: del conocimiento a la competencia

El modelo considera, en gran medida, la capacidad de actuar y redefinirse en situaciones emergentes o cambiantes. De esta manera, en el futuro, para el individuo será cada vez más importante desarrollar nuevos conocimientos, métodos y herramientas de forma original, innovadora y creativa, en lugar de poseer y aplicar conocimientos y métodos ya preestablecidos. En ese sentido se requiere del desarrollo de competencias y habilidades que permitan actuar ante nuevos entornos y retos. Ello se logra por medio de competencias reflexivas, críticas, creativas, en lugar de competencias instrumentales u operativas.

Área del entorno: de lo jerárquico a lo interconectado

Por último, el estudio arroja como resultado que, para las organizaciones del futuro, los enfoques de control central son cada vez menos efectivos. En cambio, los procesos de definición de estrategias orientados a la participación son cada vez más importantes. Las organizaciones tendrán mayor interacción y comunicación entre sus diferentes áreas, con procesos más ágiles que faciliten la adaptación de procedimientos en menor tiempo (en el caso de las universidades, entre sus diferentes facultades y dependencias administrativas e incluso, interfacultades).

A partir de este análisis sobre los cambios que enfrentan las tres áreas de competencias, Ehlers y Kellerman sugieren la necesidad de desarrollar habilidades que permitan enfrentar dichos cambios de una mejor manera, al igual que prepararse para otros nuevos por venir. Las 17 habilidades que reconocen como habilidades del futuro se presentan en la figura 1.

Habilidades del futuro. Mapa de competencias

Figura 1. Habilidades del futuro. Mapa de competencias. Tomado y traducido de Ehlers y Kellermann (2019).

Las habilidades propuestas por el grupo de Ehlers surgieron a partir de un estudio que involucró a instituciones educativas alemanas, empresas y profesores. Si bien en el caso de México los estudiantes se encuentran en un contexto de estudio y desarrollo profesional diferente al alemán, existen coincidencias entre diversas necesidades y propuestas de habilidades del futuro, tales como la autonomía, el trabajo en equipo y la solución de problemas, además de algunas consideraciones específicas que creemos importantes a tener en cuenta para la formación de los estudiantes de la unam, en particular para los estudiantes del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia.

Mapa de habilidades para el SUAyED

La unam ofrece desde 1972, a través del Sistema Universidad Abierta, licenciaturas en la modalidad abierta. En la actualidad la oferta educativa del suayed incluye un bachillerato a distancia, 28 licenciaturas en la modalidad abierta, y 22 licenciaturas y dos maestrías en la modalidad a distancia. Este sistema universitario tiene el propósito de ser una opción educativa flexible e innovadora en sus metodologías didácticas, que promueven el estudio independiente.

En la convocatoria de ingreso para licenciaturas a distancia, realizada en junio del 2021, se aplicó un cuestionario sobre habilidades para aprender en línea a 11,712 aspirantes. El cuestionario constó de dos secciones con 20 preguntas cada una. En la primera sección se responden preguntas sobre qué tan importantes son ciertas competencias para su aprendizaje en línea, y en la segunda sección responden las mismas 20 preguntas, pero orientadas a saber cuánta confianza tienen en su capacidad de ejecutar dichas competencias para su aprendizaje en línea.

Dentro de los resultados más relevantes podemos destacar dos de las preguntas: la 2, “Ser auto-disciplinado en los estudios”, y la 7, “Enfocarse en la actividad y evitar las distracciones mientras estudia”. Las respuestas evidencian el contraste que se presenta entre la importancia que reconocen los aspirantes y la capacidad que creen tener. Lo mismo ocurre en participantes que ingresan por pase reglamentado, como en los que ingresan por concurso de selección. Es notoria la poca confianza que tienen sobre las habilidades que poseen. Los resultados se ven en las figuras 2 y 3.

Gráfica de la importancia vs. la confianza ante las competencias, por pase reglamentado

Figura 2. Gráfica de la importancia vs la confianza ante las competencias para el aprendizaje en línea, por pase reglamentado.

Gráfica de la importancia vs la confianza ante las competencias, por concurso de selección

Figura 3. Gráfica de la importancia vs la confianza ante las competencias para el aprendizaje en línea, por concurso de selección.

Asimismo, de los resultados de estos cuestionarios, las condiciones o supuestos bajo los cuales opera el suayed se refieren en la tabla 1.

Condiciones para el estudio en el SUAyED

Tabla 1. Condiciones para el estudio en el SUAyED.

De acuerdo con lo anterior, se considera que un mapa de habilidades para el suayed debe incluir formación en los temas que se presentan en la figura 4.

Mapa de habilidades para el SUAyED

Figura 4. Mapa de habilidades para el SUAyED. Crédito: elaboración propia.

Habilidades para el nuevo ingreso

Considerando el perfil de ingreso y las habilidades a desarrollar en las personas que cursan una licenciatura a distancia, la Universidad creó el Programa de Apoyo al Ingreso (pai), que tiene el objetivo de proporcionar a los participantes una experiencia formativa pertinente e integral, que desarrolle las habilidades, los conocimientos y las actitudes necesarias para aprender en las modalidades abierta y a distancia.

Dada la importancia de tener un mínimo de habilidades y competencias para el aprendizaje en línea, el pai es un requisito indispensable para ingresar a cualquiera de las licenciaturas a distancia. Actualmente el pai está conformado por tres módulos que se imparten en línea a través del lms Moodle: Literacidad para aprender, Habilidades argumentativas y Pensamiento lógico-analítico.

Como parte de la mejora continua, se ha planteado la necesidad de actualizar de forma significativa el programa, de manera que los alumnos no sólo terminen de forma exitosa su carrera, sino que continúen el desarrollo de habilidades en otros ámbitos, como el laboral y el social. Así, al incluir estas habilidades del futuro se tiene el propósito de desarrollar diferentes aspectos para formar aprendices permanentes, así como ciudadanos responsables en estas nuevas sociedades.

Considerando el marco institucional, el perfil de ingreso y egreso de los participantes del programa, se definió un primer bloque de cursos que iniciarán el desarrollo de las habilidades en las tres dimensiones y líneas propuestas (sujeto, objeto y entorno). Considerando el marco institucional, el perfil de ingreso y egreso de los participantes del programa se definió un primer bloque de cursos que iniciarán el desarrollo de las habilidades en las tres líneas propuestas (sujeto, objeto y entorno). En la línea que corresponde al objeto, la “Literacidad digital” se aborda con un primer curso sobre tecnología e informática y un segundo curso de “Gestión de información”. El curso “Pensamiento creativo” es el inicio de la línea relacionada con el entorno, la cual desarrolla habilidades sobre la interacción; y el curso “Aprendizaje autónomo” es la introducción a la forma de aprender adecuada a las necesidades formativas actuales, relacionadas con el individuo. Una vez que el estudiante haya aprobado satisfactoriamente los primeros cursos de cada una de las tres líneas, podrá tomar cualquier otro de los que se encuentren disponibles.

Habilidades para el PAI

Figura 5. Habilidades para el PAI. Crédito: elaboración propia.

Como fases posteriores de desarrollo de cursos, se integrará a la línea relacionada con el entorno los cursos de Comunicación y Colaboración, que proporcionarán estrategias para el aprendizaje colaborativo como componente fundamental de la educación mediada por tecnología. En la línea relacionada con el individuo, el curso Autorregulación continuará con el desarrollo de las habilidades del aprendizaje autónomo. Por último, Literacidad 2 y Design Thinking brindarán elementos de una metodología didáctica activa, en la línea relacionada con el objeto.

A futuro, a escala institucional, se está considerando que el pai se transforme en un programa que apoye no sólo el ingreso a las licenciaturas que se estudian en la modalidad a distancia, sino que pueda apoyar el aprendizaje de los alumnos de toda la unam, al desarrollar las habilidades adecuadas para aprender durante el estudio de la carrera. De igual manera, se busca que impacte en su egreso y vida posterior. Al tratarse de un conjunto de cursos en línea, diseñados de manera autogestiva, es posible ofrecerlo a todos los universitarios, de cualquier entidad universitaria. De acuerdo con el planteamiento de las habilidades del futuro, el beneficio para los alumnos permanecerá a lo largo de toda su vida y en diferentes ámbitos, por lo que se hace evidente la necesidad de esta formación así como el respaldo y apoyo institucional en su implementación.

Referencias

  • Ehlers, Ulf. (2020). Future Skills – The Future of Learning and Higher Education. Books on Demand. https://cutt.ly/yNX6vl5.
  • García-Minjares, M. (2021). Cuestionario de competencias para el estudio en línea [reporte técnico]. Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia, unam.
  • Lion, C. (2020). Aprendizaje y tecnologías: Habilidades del presente, proyecciones de futuro. Noveduc.
  • Pölönen, P. (2021). Future skills. Viva Editions.


Recepción: 05/08/2021. Aprobación: 13/09/2022.

Vol. 23, núm. 6 noviembre-diciembre 2022

El SUAyED y su papel en el empoderamiento de las personas

Guadalupe Gutiérrez Herrera Cita

Resumen

El Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) celebra su 50 aniversario en este 2022. Durante su existencia, ha coadyuvado en hacer llegar el conocimiento a más y más personas, y, sumando a los objetivos de la unesco, ha generado sociedades del conocimiento y ha contribuido a empoderar a las personas. Ello es porque ha permitido, a quienes se interesen, estudiar una licenciatura, sin descuidar sus actividades cotidianas, ya sea en el sistema abierto, con apoyo en una plataforma educativa y asesorías presenciales no obligatorias, o a distancia, en donde todo es mediado por tecnologías. Dicho sistema es ofertado en diversas sedes y para diversas licenciaturas. En este texto se analiza de manera breve el desarrollo en una de las sedes, la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, y se describe su evolución y el grado de preparación y capacitación para hacer de este sistema un referente en materia educativa.
Palabras clave: universidad abierta, empoderamiento, educación, tecnologías, internet.

SUAyED and its role in empowering people

Abstract

The Open University and Distance Education System (suayed) of the National Autonomous University of Mexico (unam) celebrates its 50th anniversary in 2022. During its existence, it has helped to bring knowledge to more and more people, and, adding to the objectives of unesco, has generated societies of knowledge and has contributed to empowering people. This is because it has allowed people who are interested to study a degree without neglecting their daily activities, either in the open system, with the support of an educational platform and non-mandatory face-to-face mentorships, or in the distance system, where everything is mediated by technologies. Such systems are offered in various locations and for various degrees. This text briefly analyzes the development in one of the campi, the Faculty of Higher Studies Acatlán, and describes its evolution and the degree of preparation and training needed to make this system a benchmark in educational matters.
Keywords: open university, empowerment, education, technologies, internet.

El SUAyED y su papel en el empoderamiento de las personas

En este 2022, se celebra el 50 aniversario del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia (suayed) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam). Durante estos años, dicho sistema ha dado acceso a la educación a un gran número de personas. Asimismo, se han multiplicado sus esfuerzos y bondades, pues ha guiado las labores de diferentes Escuelas y Facultades de Estudios Superiores de la unam. Es un sistema que desde sus orígenes va a la vanguardia, con una actualización constante de quienes lo integramos, y siempre con miras a seguir perfeccionando el sistema para poder llegar a más y más personas.

El suayed, en cada momento de su historia, ha ido incorporando las tecnologías para poder llegar a un mayor número de personas: desde el uso del teléfono, pasando al uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (tic), al manejo de las Tecnologías del Aprendizaje y Comunicación (tac), y ahora las Tecnologías del Empoderamiento y Participación (tep). Como cualquier innovación, en sus inicios, el desconocimiento y la desconfianza generaron comentarios negativos como que el nivel era menor, que no era la calidad de la unam, entre otros. Sin embargo, el suayed ha demostrado tener un alto grado académico, al superar incluso a otros sistemas.

La UNESCO y el SUAyED

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura busca “Cultivar el conocimiento para mejorar el mañana” (unesco,s.f.), haciendo que éste llegue a todas las personas, y que nadie se quede sin educación. Por ello, se preocupa y ocupa en buscar alianzas para conseguirlo. De esta manera, sus objetivos coinciden con los de la unam y en particular con los que le dieron origen al Sistema de Universidad Abierta en 1972, ya que, con una visión a futuro desde aquel entonces, se buscaba hacer llegar el conocimiento a un mayor número de personas.

Tanto la unesco como el suayed coadyuvan en generar sociedades del conocimiento. Al aprovechar las bondades de internet, promueven su universalidad, y así potencializan aún más el conocimiento, y con ello el empoderamiento, ya que, como bien dicen, “el conocimiento es poder.” Dicho empoderamiento se conseguirá una vez que se logre que internet pueda “(i) estar basada en los derechos humanos (y, por tanto, ser libre); (ii) ser abierta; (iii) ser accesible para todos); y (iv) contar con la participación de múltiples partes interesadas” (unesco, 2013, p. 4).

Siguiendo este orden de ideas, Bosco Hernández y Barrón Soto, en 2008, al analizar la situación en que se encontraba la educación a distancia señalaban que:

A largo plazo se consideran metas y estrategias para el año 2025, en las que se fomentará que las instituciones de educación superior operen programas escolarizados, semiescolarizados, no presenciales, y abiertos y el uso intensivo de las tecnologías de la información en el desarrollo e impartición de programas de estudio (p. 53).

La unam ya ha alcanzado dichos aspectos desde hace varios años. Es de resaltar que en la educación y el conocimiento se encuentra la solución a muchas problemáticas que aquejan al mundo hoy en día. Por ello, este último debe de llegar a todas las personas, “Dado que las guerras nacen en la mente de los hombres y las mujeres, es en la mente de los hombres y mujeres donde deben erigirse los baluartes de la paz” (unesco).

A fin de brindar mayores opciones académicas, el suayed ha ido evolucionando y se ha incorporado a diversas entidades, que se pueden ver en la figura 1.

Escuelas y Facultades de la UNAM con sistema SUAyED

Figura 1. Escuelas y Facultades de la UNAM con sistema SUAyED.
Crédito: elaboración propia, basado en Observatorio de Datos del suayed (s.f.a).

Esto es, a nivel licenciatura el suayed está presente en 3 escuelas y 10 facultades, con una amplia oferta educativa. Tal vez, respecto a algunas licenciaturas, se tenga la idea de que no es posible cursarlas en estas modalidades, pero la tecnología ha avanzado tanto que permite que se puedan generar laboratorios, imágenes virtuales, y, con ello, muchas prácticas que son en ocasiones hasta mejor que en un ambiente presencial.

El SUAyED de FES Acatlán

A fin de poder identificar un ejemplo de este sistema, se analiza de manera general el SUAyED de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, que en este 2022 cumple 23 años. El suayed en fes Acatlán surge en 1999. Su primera jefa de división fue la Mtra. Rosalía Vázquez Hernández; el Mtro. Jesús Flores Tavares fungió como coordinador de la licenciatura en derecho, y el Dr. Manuel Martínez Justo estuvo a cargo de la Licenciatura en Relaciones Internacionales (ver figura 2). Este último actualmente es director de la facultad. Todos ellos eran grandes personas y excelentes guías en este sistema, y nos contagiaban no sólo su gusto por la educación, sino el gusto por aprender cada vez más sobre el sistema y estar actualizadas y actualizados.

Integrantes del SUAyED de la FES Acatlán en sus inicios (1999)

Figura 2. Integrantes del SUAyED de la FES Acatlán en sus inicios (1999). Se encuentran de izquierda a derecha: el Mtro. Jesús Flores Tavares, Coordinador de la Licenciatura en Derecho; la Mtra. Rosalía Vázquez Hernández, Jefa de la División; y el Dr. Manuel Martínez Justo, Coordinador de la Licenciatura en Relaciones Internacionales. Crédito: la fotografía es un obsequio de Josefina Flores hija del Mtro. Jesús Flores Tavares.

El área de posgrado de la facultad nos prestó parte de sus instalaciones para poder iniciar los trabajos de este sistema (oficinas administrativas y cubículos). Tuvimos oportunidad de tomar el curso “Introducción a la práctica docente del sua de la fes Acatlán”, con el fin de obtener las herramientas necesarias para entender las diferencias existentes con los sistemas presenciales. En este sistema era y sigue siendo indispensable identificar que el docente no es el centro, sino que el alumno ocupa la posición estelar y los docentes somos guías, tutores o facilitadores del conocimiento. Yo tuve la fortuna de que el Mtro. Jesús Flores Tavares me invitara a formar parte como profesora de este sistema: nuestras alumnas y alumnos eran principalmente adultos que habían abandonado sus estudios por alguna situación personal, o bien querían estudiar una segunda licenciatura. Algunas y algunos de ellos ya contaban incluso con estudios de posgrado en otra área del conocimiento, por lo que eran muy participativos.

Desde los inicios del sua en la fes Acatlán, se desarrollaron asesorías presenciales, y se acudía en otros días para brindar asesoría en lo individual a las personas que fueran al cubículo o bien a quienes llamaran por teléfono. Poco a poco se fueron incorporando las tecnologías de la información y comunicación. Para ello, se brindó capacitación constante en diseño de exámenes objetivos, y de reactivos, uso de wikis, foros, chats, uso de Moodle, etcétera. Hemos trabajado en la plataforma Moodle, inicialmente el sitio fue denominado Sitio de Apoyo Eduativo (sea), en cuya implementación tuvo mucho que ver la Mtra. Raquel Ábrego Santos, quien fue nuestra segunda jefa de división y quien siempre ha tenido una visión amplia y progresista del Sistema.

En 2008, la generación 2005, obsequió una placa de acrílico con el nombre de las y los integrantes de su generación; de las personas docentes y funcionarias de la división del suayed de la fes Acatlán, misma que aún se encuentra en las instalaciones. Además, nos obsequiáron una réplica de la placa a las fundadoras.

En 2010 se elaboraron algunas Guías estratégicas para el aprendizaje autodirigido, con el desarrollo de las temáticas, actividades de aprendizaje, con apartados de síntesis y aspectos para recordar, con el fin de identificar lo más importante de cada sección. Esto se dio bajo la dirección de la Mtra. Rosalía Vázquez Hernández, jefa de la división. Su proyecto estaba totalmente enfocado al sistema, con el objetivo de facilitar el aprendizaje. En lo particular, yo elaboré en coautoría la guía correspondiente a Teoría del Derecho.

En 2013, la fes y la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicación de la unam nos impartieron el diplomado “Aplicaciones de las tic para la enseñanza”, que incluyó los módulos: “Aplicaciones educativas de las tic”; “tic para el trabajo colaborativo y el acceso a la información”; “Uso estratégico de medios en situaciones de enseñanza”; “Moodle para profesores”; “Integración y evolución de situaciones de enseñanza con uso de tic.” Dicho diplomado fue muy completo e innovador para su tiempo, y tuvo una duración de 180 horas.

En los años siguientes la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (cuaed, ahora cuaieed) se dedicó a impartir diversos módulos que integraron el Diplomado en Docencia para la Educación a Distancia. Asimismo, ofertaron muchas otras actividades, en acompañamiento y perfeccionamiento de la labor docente. Estos sólo son algunos ejemplos de la capacitación que se ha ido impartiendo para poder estar al día en el uso de tecnologías y poder brindar a las alumnas y alumnos las mejores herramientas para su desempeño profesional.

Pero ¿qué pasaba con la titulación de nuestras y nuestros egresados? Quienes tenían intenciones de titularse por profundización de conocimientos a través de un diplomado se enfrentaban con el obstáculo de que los diplomados eran presenciales y ellos no disponían de tiempos uniformes. Fue así como me di a la tarea de diseñar un diplomado en derecho procesal electoral, con el sistema del suayed, para que tuviéramos como apoyo la plataforma Moodle, con asesorías presenciales un sábado de cada 15 días y el resto en plataforma. Esto representaba 15 horas presenciales y 45 a distancia, con actividades en la plataforma por módulo. Dicho diplomado fue aprobado en 2013. En el mismo sentido, en 2020 fue aprobado otro diplomado que propuse, denominado “Temas selectos en materia electoral”.

Dichos programas han servido como forma de titulación no sólo para egresados de la fes Acatlán, sino de otras facultades y de licenciaturas diversas, entre las que se encuentran Derecho, Ciencias Políticas, Relaciones Internacionales, Sociología, etcétera. Con ello, hemos facilitado también la titulación, y es que debemos tener en mente que en los últimos semestres nuestras alumnas y alumnos que no trabajaban ya lo están haciendo, y si no les proporcionamos programas flexibles, nosotros mismos favorecemos la no titulación.

En otro orden de ideas, a finales de 2017, la entonces cuaed nos invitó a participar en un curso para la elaboración de libros electrónicos para que las y los alumnos contaran con instrumentos que les apoyaran en su aprendizaje. Yo me di a la tarea de elaborar dos: uno de Teoría General de las Obligaciones y uno de Derecho Electoral, que se encuentran ahora en el suayed de fes Acatlán, para continuar con su procedimiento de publicación.

Actualmente las oficinas y cubículos de nuestro suayed se encuentran en el edificio A-11, y las nuevas generaciones tienen una integración más plural en cuanto a la edad: ya hay más jóvenes a comparación de los inicios del sistema. Además, la mayor parte de la planta docente contamos con estudios de posgrado. También el sitio de la plataforma Moodle ha cambiado a Sitio Educativo Acatlán (sea), en donde las alumnas y alumnos tienen diversos recursos, de elaboración de sus docentes o externas, con una diversidad de actividades, que les permiten evaluar su conocimiento, interactuar de manera sincrónica y asincrónica.

Es importante resaltar que debido a que no es obligatoria la asistencia a las sesiones presenciales, podemos contar con una comunidad estudiantil de diversas partes del país. Actualmente, se ofertan las licenciaturas en: Derecho, Enseñanza de idioma como lengua extranjera, y Relaciones Internacionales. Además de que se cuenta con el grupo de trabajo para adultos en el que se:

[B]rinda la oportunidad de poder concluir estudios de Educación Básica y Media Superior en su modalidad Abierta, […] dirigidas a personas jóvenes y adultas que abandonaron sus estudios en algún tiempo determinado; así mismo propone talleres y cursos en Formación para la vida y el trabajo (fes Acatlán, s.f.).

En este sentido, es que puedo comentar que, durante todos estos años han transitado por el suayed de la fes Acatlán, una gran cantidad de personas con deseos de continuar sus estudios, de concluir una licenciatura que las y los empodere frente a esta sociedad tan competitiva, en la que cada vez tenemos que estar más preparadas y preparados. Es más, considero que fue el sistema al que menos afectó la pandemia por la covid-19, dado que las tic y tac ya formaban parte de nuestro día a día.

Empoderamiento de las personas

Al ampliar la cobertura educativa se brindan mayores conocimientos y oportunidades de crecimiento social y laboral. Tal y como lo ha reconocido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ocde): “los egresados de educación [superior] participan más en el mercado de trabajo, disfrutando de mejores resultados en materia de empleo y reciben unos salarios considerablemente superiores” (2019, p. 3).

Como lo señalé anteriormente, el suayed ha permitido que personas que habían abandonado sus estudios por diversas causas los retomen, o bien accedan a otra licenciatura de su interés. Muchas y muchos de ellos ya han identificado que requieren ese título para tener un mejor nivel de vida, para poder participar de manera informada en las decisiones del país, para obtener un ascenso o un mejor empleo. Y lo que requieren es contar con flexibilidad en su formación, porque además de estudiar en muchas de las ocasiones tienen que trabajar o realizar otro tipo de actividades. Ello no quiere decir que el suayed tenga un menor nivel educativo. Al contrario, algo que he podido observar es que, de manera distinta a lo que en muchas ocasiones escuchamos, este sistema brinda una educación integral, mucho más completa que otros.

Tan es así que “la enseñanza abierta y a distancia se está convirtiendo en el sector reconocido e indispensable para complementar los sistemas educativos tradicionales, tanto de países en desarrollo como en los avanzados” (Navarrete Cazales y Rojas Moreno, 2018. p. 97). En el suayed, las y los alumnos deciden qué tanto quieren profundizar. Por supuesto que se les brindan herramientas básicas de lo que necesitan saber, pero si quieren conocer más de alguna materia para ello se les proporcionan también recursos complementarios, con lo cual tienen una relación más directa con su docente, ya que a través de foros, mensajes o correos pueden externar sus dudas o comentarios. Hay quienes señalan que es un sistema frío por el alejamiento de las personas. Sin embargo, existe una comunicación más estrecha. No obstante, es evidente que las personas tienen también que estudiar los contenidos, sino de nada sirve que los tengan.

De acuerdo con los datos del Observatorio de Datos del suayed (s.f.b), podemos ver de manera clara la presencia de mujeres en este sistema. En específico en el suayed de la fes Acatlán se observa que el reingreso de mujeres es considerablemente mayor al de los hombres y que también ingresan más mujeres (ver tabla 1).

Año 1er ingreso Reingreso
Hombres Mujeres Total Hombres Mujeres Total
2021 290 374 664 881 1,105 1986
2020 308 304 612 852 1005 1,857
2019 279 283 562 778 943 1,721

Tabla 1. Población escolar de 2019 a 2021 en el SUAyED de la FES Acatlán.
Información recuperada de: Observatorio de Datos del SUAyED (s.f.b).

Lo anterior es de gran relevancia, ya que al facilitar educación a más y más mujeres, se les empodera en el sentido de que “Las especialistas señalan que el empoderamiento es un proceso individual y colectivo de generación y acopio de poderes vitales que permiten independencia y autonomía material, social, subjetiva y ética” (Instituto Nacional de las Mujeres [inmujeres], s.f.). Con ello, se contribuye a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de la onu (ver video 1). Entre ellos resaltan: la igualdad de género, un trabajo decente y crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, la existencia de ciudades y comunidades sostenibles, paz, justicia e instituciones sólidas.



Video 1. Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres América Latina y el Caribe, 2020).


En este orden de ideas, podemos señalar que los beneficios de estudiar en el suayed son muchos, como ejemplos tenemos que permite que:

  1. Muchas personas que habían abandonado sus estudios por diversas causas (trabajo, familia, enfermeda, etcétera) los retomen. Y que quienes deseen estudiar una segunda licenciatura, o su primera licenciatura en la unam lo hagan, debido a que hay diversas convocatorias, y se ofertan una gran variedad de licenciaturas.
  2. Más mujeres se empoderen, ya que, como vimos, la comunidad estudiantil está integrada en un mayor número por mujeres.
  3. Las personas puedan compaginar sus actividades regulares o cotidianas con el estudio, pues no hay horarios preestablecidos, salvo el caso de asesorías presenciales en el Sistema de Universidad Abierta, en el que no es obligatoria la asistencia, por lo que cada persona puede organizar y determinar sus tiempos de estudio.
  4. No haya tiempos perdidos en traslados, estrés, gastos, etcétera.
  5. Exista una interacción sincrónica y asincrónica con las o los asesores (docentes o tutores), mediada por tecnologías, a través de chats, foros y en Sistema de Universidad Abierta con asesorías presenciales no obligatorias.
  6. Se genere una mayor interacción con la o el docente. En sistemas presenciales, tradicionales o escolarizados, las alumnas y alumnos sólo pueden interactuar con su docente en las asesorías presenciales. Si durante su estudio les surge alguna interrogante, tienen que esperar a la siguiente sesión y en muchas ocasiones su aprendizaje se limita a lo brindado durante esas clases presenciales. En cambio, en el suayed se desarrollan herramientas de acompañamiento, se cuenta con una plataforma educativa, y en ella se concentran la mayor parte de los recursos, y hay links que les permiten a los estudiantes acceder a sitios especializados. Las dudas o comentarios pueden expresarse a través de foros, mensajería, correo electrónico institucional, en las sesiones presenciales, o incluso en los foros temáticos.
  7. Las y los alumnos desarrollen mayores habilidades, ya que son ellas y ellos los responsables de establecer sus tiempos de estudio. Asimismo, tienen acceso a la plataforma las 24 horas del día, y por ello pueden adelantar actividades, y cuentan con recursos complementarios que permiten profundizar más sobre las temáticas.
  8. Sus contenidos se estén revisando de manera más frecuente por parte de las y los docentes, así como las herramientas utilizadas.

Debido a lo anterior, el suayed de la unam en todas las escuelas y facultades es una pieza importantísima en el presente y futuro de la educación. Dicho sistema coadyuva a que el conocimiento se acerque a un mayor número de personas; a empoderarlas, para que puedan tener mayores opciones laborales y una mejor participación en la vida pública y privada. De igual manera, ha permitido que independientemente del lugar donde se encuentren, con acceso a internet, los alumnos puedan cursar sus licenciaturas e incluso lograr su titulación con diplomados con la misma modalidad educativa. Así, considero que ahora debe ampliarse la modalidad a más estudios de posgrado, para que también las personas que queremos seguir actualizándonos lo hagamos sin que tengamos que dejar nuestras ocupaciones por horarios rígidos de estudio.

Referencias

  • Bosco Hernández, M. D. y Barrón Soto, H. S. (2008). La educación a distancia en México: narrativa de una historia silenciosa. suaffyl, unam. http://ru.ffyl.unam.mx/handle/10391/3714.
  • Instituto Nacional de las Mujeres (inmujeres). (s.f). Empoderamiento de las mujeres. En Glosario para la igualdad. https://cutt.ly/MNR4YOj.
  • Navarrete Cazales, Z. y Rojas Moreno, I. (2018). Educación superior en modalidades no presenciales en México. Un diagnóstico nacional. En Tecnologías de la Información y la Comunicación en Educación Superior: Políticas y Usos Didácticos. unam. http://ru.ffyl.unam.mx/handle/10391/6665.
  • onu Mujeres América Latina y el Caribe. (2020, 16 de julio). La igualdad es un buen negocio – onu Mujeres y los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres [Video]. YouTube. https://youtu.be/tBg-Om1ykpA.
  • Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ocde). (2019). Higher Education in Mexico: Labour Market Relevance and Outcomes, Higher Education. oecd Publishing. https://doi.org/10.1787/9789264309432-en.
  • Observatorio de Datos del suayed. (s.f.a). Evolución del suayed. Recuperado el 4 de octubre de 2022 de https://cutt.ly/3NX0k5n.
  • Observatorio de Datos del suayed. (s.f.b). Población Escolar suayed. Recuperado el 4 de octubre de 2022 de https://cutt.ly/TNX0pPJ.
  • fes Acatlán. (s.f.). suayed fes Acatlán. https://suayed.acatlan.unam.mx/ea.html.
  • unesco. (s.f). [Página oficial en español]. https://www.unesco.org/es.
  • unesco. (2013, 2 de septiembre). Universalidad de Internet: un medio para crear sociedades del conocimiento y la agenda de desarrollo sostenible después de 2015. https://cutt.ly/cNX2c1T.

Sitios de interés



Recepción: 21/07/2022. Aprobación: 27/09/2022.

Show Buttons
Hide Buttons

Revista Digital Universitaria Publicación bimestral Vol. 18, Núm. 6julio-agosto 2017 ISSN: 1607 - 6079